7 DEUDAS CON LAS QUE DEBERÍAS TENER CUIDADO


Tener deudas es algo que nos inquieta como pocas cosas. No dormimos bien, tenemos malestar, lo pasamos mal y sobre todo si no sabemos qué consecuencias van a tener estas deudas. En este artículo vamos a ver 7 deudas con las que deberías tener mucho cuidado. Si estás envuelto en alguna de ellas y no es por “culpa” tuya, es un fastidio, pero si estás en ellas por haber hecho algo mal, apúntatelo para que no te vuelva a ocurrir en la medida de lo posible.

Deudas hipotecarias

deudas de hipoteca son un peligroEn este caso creemos que no hace falta que te expliquemos las consecuencias de las deudas hipotecarias. Todos hemos visto e incluso en ocasiones sufrido las consecuencias de este tipo de deudas. Además, están a la orden del día en los noticieros. Solo destacaremos que con este tipo de deudas puedes arrastrar también a las personas que avalaron en su momento la compra de la vivienda, así que debes tener mucho cuidado porque si este ha sido tu caso, no solamente estás “jugando con tu comida” sino también con las propiedades de otras personas.

Deudas con Hacienda

¿Creías que eras el más listo y podrías engañar a Hacienda? Pues no. Por lo que se ha visto, en España eso solo lo pueden hacer unos pocos, y todos sabemos quiénes son. En caso de que acumules deudas con Hacienda, además de tener que sufrir la implacable persecución, te podrías enfrentar a recargos en tu deuda, multas e incluso embargo de tus bienes o algo peor.

Deudas con grandes compañías

Aquí podemos incluir por ejemplo a compañías de telefonía en internet, o a las que operan con el sector energético. La mayoría de estas empresas suelen usar el mismo método de proceder. Desde un primer momento, informan al ASNEF para incluirte en un registro de morosos. Esto tiene numerosas consecuencias para el implicado, entre otras que no puede acceder a ningún tipo de crédito bancario (salvo en el caso de acudir a financieras privadas como la nuestra, que conceden préstamos personales rápidos para personas con ASNEF) o la imposibilidad de hacer un contrato con cualquier otra compañía del mismo sector, entre otras.

Deudas con el Banco

Sin contar las deudas hipotecarias, de las que ya hemos hablado, las demás deudas con el Banco también deberías evitarlas. Evidentemente, si tienes algún tipo CREDITOS RAPIDOS SIN PAPELEOSde deuda en el banco no vas a poder realizar ningún movimiento financiero en esa entidad hasta que no la hayas saldado. Desde pedir una tarjeta de crédito, todo para ti estará prohibido. Eso sí, puedes intentarlo en cualquier otro banco, siempre y cuando no te hayan incluido en una lista de morosos, claro. Pero debes tener en cuenta que si no fuiste capaz de afrontar la deuda con un banco, aunque no te haya metido en un ASNEF, quizás no deberías pedir más financiación por otros lados para endeudarte más.

Deudas por impagos a proveedores

En el ámbito empresarial, las deudas por impago a proveedores pueden llegar a colapsar el sistema de tu empresa. Si no puedes pagar, cada vez habrá menos empresas dispuestas a ser tu proveedor y cada vez te será más difícil mantener el nivel con tus clientes. Además, si tardas en hacer el pago, podrías tener que hacer frente a intereses de demora si los has pactado en el contrato.

Deudas por compra compulsiva

Este tipo de deuda no solamente es problemática por las consecuencias que puede acarrear, sino también por el hecho de ser deudas provocadas por un trastorno de la persona. Con lo cual, pueden ser mucho más difíciles de saldar. La compra compulsiva es uno de los comportamientos que te puede llevar a una vorágine de gastos sin control que termine por ahogar tus finanzas. Las deudas por compra compulsiva comienzan siendo pequeñas deudas con establecimientos de compras, pero suelen terminar mutando en deudas con Bancos, con Hacienda o incluso hipotecarias.

Deudas por juego

Lo mismo que con las deudas de compras compulsivas, sucede con las deudas de juego. En este caso, se trata de una adicción que produce un estímulo completamente diferente al anterior (ganar más dinero, creerse el mejor jugador, etc.) pero las deudas de juego pueden alcanzar sumas enormes, si no se controlan a tiempo. Además, la ludopatía o adicción al juego está catalogada como un problema de adicción grabe y que debe ser tratado por profesionales.


 

Gracias por tu calificación
3 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp