Hoy vamos a hablar en específico de las tarjetas de crédito y algunas trampas que debemos evitar a la hora de contratarla.

En esto tiempos en los que vivimos la competencia entre compañías rivales es tremenda, pero cuando hablamos de las entidades bancarias, se vuelve peor.

Todas las entidades desean atraer al más número de clientes posibles, por lo que se esmeran en dar un poco más que la competencia, la cual a su vez cuando ve los requisitos, condiciones o ventajas de la competencia, intenta mejorarlas a toda costa.

Solicitar tarjeta de credito online N26

3 TRAMPAS A EVITAR CUANDO CONTRATES UNA TARJETA DE CRÉDITO ☢

Debido a estos “piques” entre entidades bancarias por mejorar las condiciones de la competencia, podemos encontrar tarjetas de crédito con unas condiciones muy buenas: sin comisiones de contratación ni renovación, pago a fin de mes gratuito, con descuentos en miles de establecimientos, seguros de viaje, seguros de robo o rotura, etc.

Pero a diferencia de estas entidades bancarias que buscan atraer a nuevos clientes ofreciendo una mejora en las condiciones generales de la competencia, existen otras entidades bancarias que utilizan publicidad engañosa para despistar a los nuevos clientes y que contraten sus productos.

Publicidad engañosa en las tarjetas de crédito

Veamos cuales son los anzuelos más habituales con los que intentan pescar a algún despistado.

Si nos detenemos y nos tomamos nuestro tiempo para leer la letra pequeña de las condiciones generales de algunas tarjeta de crédito nos daremos cuenta de que muchas de las ventajas que nos ofrecían son solo temporales, otras son engañosas al 100% y otras no son tan beneficiosas como nos hicieron pensar. Vamos a analizar las principales para que las tengamos en cuenta la próxima vez que vayamos  contratar una tarjeta de crédito.

Pago a plazos

Pago a plazos en pequeñas cuotas: uno de los principales reclamos de las entidades bancarias es “compre ahora y páguelo en cómodas cuotas”.

Muchas de las entidades permiten que devuelvas en cuotas muy pequeñas, incluso menos de 30€ o que pagues un pequeño porcentaje de la deuda contraída. Como hemos explicado en otras ocasiones, no es nada inteligente el pagar unas cuotas muy bajas.

Hay que tener en cuenta que cuanto más tiempo pase más tendremos que pagar de intereses, por lo que lo más inteligente es pagar cuotas más elevadas durante menos tiempo.

Así ahorraremos mucho dinero.

Solicitar en internet una tarjeta de credito

No mostrar la TAE

No mostrar la TAE sino el interés mensual: muchas entidades esconden la TAE en la letra pequeña, y te ponen en grande el interés mensual, para que pienses que, por ejemplo, solo pagarás el 2% de interés.

Lo que no te dicen que ese 2% es mensual y al final la TAE será de más del 20%.

Si disponemos una tarjeta con estas características la mejor opción es reembolsar el dinero a final de mes, para evitar pagar intereses.

En ocasiones contratamos cosas sin mirar bien las condiciones, si este es tu caso, revisa las condiciones generales y los intereses que estas pagando, ya que a lo mejor estés pagando más intereses que crédito.

Una opción muy recurrente en comprobar si pagarás más intereses con esa tarjeta de crédito que con un préstamo o un crédito rápido.

Si es así lo más conveniente es que solicites un crédito y liquidez la deuda de tu tarjeta de crédito, al final ahorraras dinero en intereses.

Sin comisiones

Sin comisiones (solo el primer año): muchas entidades bancarias intentan atraer a nuevos clientes anunciándose con mejores ventajas que la competencia, como por ejemplo sin comisiones de emisión y de renovación.

Pero muchas de estas entidades no cobran comisiones durante el primer año y después te pasan la correspondiente cuota de renovación.

La verdad que este tipo de tarjetas no es nada conveniente, ya que existen cientos de tarjetas totalmente gratuitas y sin la necesidad de cambiar de nuestro banco, por lo que desde CreditoAgil.es te aconsejamos que si tu entidad bancaria te ofrece una de estas tarjetas, la rechaces y busques una totalmente gratuita.

Por desgracia no todas las entidades muestran de manera transparente las condiciones generales de sus tarjetas de crédito, por lo que si nos dejamos guiar solo por la publicidad y por lo que nos recomienda nuestro banco en vez de leer detenidamente las condiciones generales del contrato de la tarjeta de crédito no podremos acabar arrepintiendo.

Si deseamos contratar una tarjeta de crédito y conocer bien que estamos contratando lo mejor es usar un comparador de tarjetas de crédito que especifique la TAE, las comisiones, cuotas mínimas, descuentos, etc.

De esta manera podremos ver qué tipo de ventajas y desventajas tiene cada una y así poder escoger la que más se ajuste a nuestras necesidades.

La trayectoria de las tarjetas de crédito

El uso de las tarjetas de crédito en el territorio español han crecido más del doble en los últimos 10 años.

En concreto el uso de esta modalidad de pago se está convirtiendo en la más usada poco a poco.

Desde el año 2000 el crecimiento de pagos realizados con este método, ya sea pago a final de mes o el pago aplazado, ha aumentado en más de un 500%. Y si nos fijamos en las estadísticas de los últimos 10 años, desde el año 2004 al 2014, el crecimiento fue de un 131%.

Cada vez más se extiende el uso de las tarjetas de crédito a la hora de pagar, sobre todo por la comodidad de no tener que llevar nada más y no recoger el cambio.

Además pagando con las tarjetas de crédito en muchos sitios conseguimos descuentos y pequeños beneficios, los cuales acaban atrayendo a los clientes a realizar el pago de esta manera.

Por ejemplo, muchas tarjetas por no decir la mayoría, tienen un seguro de viajes, con lo que si compramos un billete de avión con ellas y no perdemos el vuelo, el seguro se hará cargo de ese importe.

Otro buen beneficio es el seguro de compra, con el que si compras algún producto con la tarjeta y este en un plazo, por norma general, de 90 días se rompe o te lo roban, el importe de este producto te es devuelto.

La historia de las tarjetas de crédito

Veamos un poco la trayectoria que han tenido las tarjetas de crédito a lo largo de los años. A principios del siglo XXI el número total de transacciones realizadas con las tarjetas de crédito ascendía a 222 millones.

En el año 2004 esta cifra ascendía a los 578 millones y en el año 2014 a las 1.337 millones de operaciones realizadas.

Poco a poco esta medida de pago se ha ido convirtiendo en la mejor opción para muchas personas.

Además de ser un buen método a la hora de salir de la zona euro, de esta manera no tendremos que cambiar todo el dinero que pensemos que vamos a usar, sino con tener lo mínimo en la moneda local y el resto pagarlo con nuestra tarjeta, siendo así mucho más cómodo.

Las tarjetas de crédito ofrecen dos maneras de realizar los pagos, uno a final de mes pagar todo lo que hemos gastado con la misma, esta transacción no conlleva ningún tipo de intereses y la otra opción es el pago aplazado del importe gastado, lo cual nos permite un pago más cómodo del importe utilizado.

Cada método de pago es más o menos conveniente según las necesidades y el uso que vayamos a darle

Solicitar una tarjeta de credito en internet Wizink

El futuro de las tarjetas de crédito

Ya hemos visto un poco el pasado y el presente de las tarjetas de crédito. Veamos un poco el futuro.

Con la tecnología que tenemos hoy en día y los avances que vemos casi todas las semanas, se están desarrollando cada vez más maneras de realizar pagos con mayor rapidez, más sencillos y sobre todo lo más importante, mucho más seguros. La seguridad en las tarjetas de crédito

Uno de los avances que hemos visto en las tarjetas de crédito en los últimos años es el contactless.

Este sistema nos permite pagar con nuestra tarjeta de crédito sin la necesidad de introducirla en el datafono, simplemente acercándola, y si el importe es inferior a 20€ sin la necesidad de introducir el pin. Aunque sin duda esto no es lo más innovador para realizar pagos con nuestras tarjetas de crédito.

Como ya hemos mencionado en otros artículos Mastercard está desarrollando tecnología para realizar pagos con un selfie.

Es un sistema de reconocimiento facial, el cual cuando vamos a pagar nos salta una app en el móvil con la cámara frontal encendida, nos sacamos una foto siguiendo las instrucciones que nos facilita la misma app.

Además también tienen bajo desarrollo el pago con nuestra huella dactilar, lo que hace mucho más seguro el pago y prácticamente imposible la suplantación de identidad.

Este sistema de pago ya se está usando en algunas entidades bancarias de Brasil, para evitar las suplantaciones de identidad.

Además de lo dicho, muchas entidades bancarias están sacando aplicaciones para los móviles de cartera digitales.

Con esta app podemos ver todas nuestras tarjetas juntas, aunque sean de otras entidades y decidimos con cual queremos pagar.

Con lo que no necesitamos más que el móvil para salir de compras.

Sin duda alguna el smartphone nos ha cambiado la vida a todos. Cada vez podemos hacer más cosas desde nuestro smartphone y sin duda es una gran tendencia.

Gracias por tu calificación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
23 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Email