10 LECCIONES PRÁCTICAS ANTES DE EMPRENDER

Home / Blog / 10 LECCIONES PRÁCTICAS ANTES DE EMPRENDER
10 LECCIONES PRÁCTICAS ANTES DE EMPRENDER

Las personas que deciden emprender tienen que tener claras algunas cosas que quizás no eran necesarias antes.

En el momento en que emprendes, tienes que aprender muchas cosas. Estas lecciones las puedes aprender por las buenas, leyendo un artículo como este y aplicando lo que lees, o por las malas, pasando por experiencias que te hacen aprender. 

APRENDER LECCIONES PUEDE SER UNA EXPERIENCIA SENCILLA O DURA. TÚ ERES QUIEN ELIGE. VEAMOS 10 LECCIONES QUE NECESITA ANTES DE EMPRENDER


 

 

solicitar una tarjeta de crédito

Estamos seguros de que te gustaría más aprender por las buenas que por las malas. Por eso, hoy hemos decidido darte las 10 lecciones que necesitas conocer antes de emprender.

Pero si tú ya te lanzaste al emprendimiento no te pienses que esto no va contigo. Si no has aprendido estas 10 lecciones, son igual de válidas para ti. ¿Estás preparado para conocerlas?

ANTES DE EMPRENDER

Esta expresión es muy común. Solemos escucharla en muchos sitios. Nadie aprende por cabeza ajena. Cada uno tiene que aprender su propia lección. Es algo muy común que solemos escuchar a menudo.

Sin embargo… ¿Es realmente inteligente aprender por nuestra propia cabeza? Por ejemplo: si tu amigo metió los dedos en el enchufe y se electrocutó ¿aprendiste a no meterlos tú? ¿O necesitas aprender por tu propia experiencia que los enchufes electrocutan?

En los negocios ocurre igual. Es cierto que no todos cometemos los mismos errores y que hay que valorar más factores. Pero si hemos visto que alguien, antes que nosotros, cometió determinados errores ¿necesitamos cometerlos nosotros para saber que son errores?

Solicita el crédito más rápido de Internet, minicredito urgente hasta 750€


COMPARADOR DE PRÉSTAMOS TARJETAS DE CRÉDITO | Compara tarjetas ahora

10 lecciones para emprendedores

Si eres de los que han aprendido que es mucho más inteligente aprender las lecciones por las buenas, que, por las malas, hoy tenemos algo perfecto para ti. Vamos a ver las 10 lecciones que tienes que aprender antes de emprender tu propio negocio.

No te pierdas lo que viene, y recuerda aplicar todo lo que vas a leer a continuación. No sirve de nada solo quedarte en leer la información si no la pones en práctica en tu vida. Te invitamos a que las apliques.

No vivas por los ojos de tu competencia

Cuando empiezas a emprender es obvio que habrá competencia. Sería raro empezar un negocio que no tuviese ningún tipo de competencia. Sin embargo, si te enfocas demasiado en ella, puedes echar a perder lo que tienes.

La competencia existe. Es importante tenerla en cuenta y antes de emprender analizarla. Saber cómo funciona y qué es lo que hace. Punto. Busca la forma de tú diferenciarte, pero no te centres demasiado en lo que hace a cada momento tu competencia.

Flexibilidad, pero hasta un punto

Si tienes empleados o personas que trabajan contigo, es importante que seas flexible. No todo ocurrirá como tú quieres y en el momento que tú quieres. Pero eso sí: debes dejar las cosas claras.

Claro que la flexibilidad es importante para que todo funcione como es debido, pero tampoco es necesario que seas totalmente flexible. Es necesario que haya una hoja de ruta que seguir.

Líder, siempre mejor que jefe

No vivimos en la era de ser un jefe autoritario. Eso ya quedó en el pasado. Está más que demostrado que, las empresas que van a crecer en esta era son las que sean dirigidas por líderes, no por “jefes”.

ANTES DE EMPRENDER | 10 lecciones para emprendedores

Recuerda la principal diferencia: un jefe te empuja para que hagas las cosas. Un líder las hace primero y pone el ejemplo, para que le sigas. Un líder abre el camino y conecta con el equipo.

Las recompensas siempre son bienvenidas

Las recompensas son necesarias para mantener a un equipo motivado. Incluso, aunque seas tú solo ante el mundo, también debe haber recompensas.

Quienes trabajan y consiguen objetivos, necesitan sentir que han conseguido algo. Por eso, premia los logros, tanto los ajenos como los tuyos propios.

Acepta la ayuda

Es absurdo pensar que vas a poder hacerlo todo solo. Aunque ahora en un principio puedas tú solo con todo, en algún momento vas a necesitar ayuda.

Procura aceptar esa ayuda cuando la necesites, y dejar que cada persona realice su trabajo sin estar encima de todo el mundo. Es necesario que dejes libertad para que cada una de las personas de tu empresa pueda darle su “toque personal” al trabajo hasta un cierto punto.

Sé una persona humilde

No hay nada peor que un dueño de una empresa que no es una persona humilde. Recuerda siempre que la humildad no se pierde por el crecimiento de un negocio. Tu humildad debe crecer más rápido que tu negocio.

Las oportunidades te pueden venir de dónde menos lo imaginas, y la falta de humildad te puede hacer perder grandes oportunidades.

Aprende a diferenciar lo personal

Cuando tenemos un negocio propio es muy fácil que empecemos a mezclar lo personal con lo profesional. Es tan fácil que podemos llegar a estropear relaciones personales por culpa de nuestro negocio.

Si no tenemos claras las diferencias entre lo personal y lo profesional, tendremos un grave problema. Podemos llegar a perder amistades de años por no haber sabido diferenciar lo que eran negocios de lo que era una amistad.

Sé profesional

Cuando tienes un negocio propio, tienes que ser un profesional. Cuidar tu aspecto y tu forma de comportarte es fundamental si quieres dar una buena impresión. Y recuerda que, estés donde estés, debes seguir comportándote de forma impecable. Nunca se sabe dónde puede haber un posible cliente.

Además, conforme tu empresa crezca, puedes no conocer a todos tus empleados y clientes, y puedes tener un grave problema si se te escapa algún gesto “poco profesional” en algún lugar.

Cuida a tus clientes

Cuidar a tus clientes es fundamental para que tu negocio siga creciendo. Si vas “estropeando” las relaciones con tus clientes cuando ya te compraron, dejarán de ser clientes.

Y, peor aún, no te traerán a más clientes a tu empresa. Debes tener claro que tu cliente debe convertirse en tu embajador. Debe estar enamorado de tu marca y tu producto para que te traiga más clientes.

Hasta 10 euros sin importar deudas o ASNEF

Fórmate para ser emprendedor

Una regla de oro de todo emprendedor es que debe invertir, tanto tiempo como dinero, en formarse. Es imposible que alguien llegue a convertirse en un emprendedor de éxito si no se forma. Esto es algo que debes tener muy en cuenta antes de emprender tu negocio.

Recibir cursos, asistir a congresos donde se hable de un tema en concreto que nos resulte importante para el negocio, etc. Es fundamental para crecer como empresarios.

Si no estamos dedicando un porcentaje de nuestras ganancias a este asunto, estamos perdiendo mucho dinero y mucho tiempo. Y, además, le estamos dando una gran ventaja a aquellos que sí que invierten en su formación.


 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: