Cuando necesitamos dinero, es muy común que recurramos a un préstamo.

Puede tratarse de un préstamo bancario o un préstamo rápido online, que cada vez se han vuelto más solicitados debido a sus múltiples ventajas.

En el momento en que firmamos un contrato de un préstamo, nos estamos comprometiendo a devolver el dinero que se nos ha prestado de una forma y en unos plazos determinados.

Crédito con ASNEF con el aval de tu coche hasta 10.000€

Evitar las consecuencias por impago de un préstamo

Puede que se trate de cuotas mensuales o trimestrales, o que estemos hablando de un único pago total del préstamo completo y los intereses.

Sea como sea, siempre que solicitamos un préstamo, nos comprometemos a devolver ese dinero, y de no hacerlo, esta “falta de palabra” tiene sus consecuencias, no debemos creer que si no pagamos no pasara nada.

¿Qué consecuencias tiene no pagar un préstamo?

Dependiendo de la política que tenga el prestamista en cuestión en relación con el impago del préstamo, las consecuencias pueden ser diversas.

Sin embargo, por norma general, lo primero que hará la entidad financiera a la que no devolvamos el dinero que nos ha prestado, será aplicarnos sanciones económicas, que se irán sumando a la deuda que ya tengamos.

Sanción económica

Las sanciones económicas que nos aplicará la entidad financiera variarán en función de la cantidad que hayamos solicitado y el tiempo que nos retrasemos en pagar.

Pueden ser de los siguientes tipos:

  • Interés de demora: Este interés no puede superar por más de dos puntos al tipo de interés pactado con el prestamista, y comienza a aplicarse desde el primer día de impago.
  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras: la entidad nos cobrará una cantidad fija (suele encontrarse entre los 25 y los 35 euros) por cada vez que tenga que ponerse en contacto con nosotros para solicitar la devolución del préstamo. Es decir: si te llama por teléfono para pedir que devuelvas el dinero tres veces, te aplicará 3x la cantidad que haya estipulado.
  • Comisión por descubierto: en caso de que para pagar el préstamo nos tengamos que quedar en números rojos en la cuenta, aunque esto no lo cobrará el prestamista, lo hará el banco donde tengamos nuestra cuenta.

Ficheros de morosos

Lo más común que viene después de que el prestamista intente que devolvamos el dinero “por las buenas”, es que si seguimos sin hacer frente a la deuda, nos incluya en algún fichero de morosos como ASNEF por ejemplo.

Además, si entramos en un fichero de morosos por una deuda de un préstamo, ningún prestamista aunque ofrezca servicios a personas con ASNEF nos aceptará una solicitud.

Minicredito con ASNEF


Medidas legales y embargo

Si continuamos sin pagar el préstamo, la entidad financiera a la que hayamos solicitado el dinero puede tomar medidas legales contra nosotros y hacernos devolver “a la fuerza” el dinero que debemos, embargando nuestra cuenta bancaria o nuestros bienes.

Como puedes ver, no devolver un préstamo bancario puede tener unas consecuencias nefastas.

¿Quieres saber cómo puedes evitarlas en caso de que no puedas pagar el préstamo en la fecha estipulada? No te vayas.

CONSECUENCIAS POR IMPAGO | Las consecuencias de no pagar un crédito

Préstamo hipotecario con asnef para reunificar deudas

¿Cómo puedo evitar estas consecuencias?

Hay varias opciones a las que puedes recurrir si te encuentras en un imprevisto en el que no podrás devolver el préstamo en el plazo estipulado.

Es importante tener claro que para que cualquiera de los puntos que vamos a ver sean efectivos y aceptados, tienes que ser transparente con la entidad y comunicarte con ellos con antelación suficiente.

  1. Prórroga. En muchas entidades tenemos la posibilidad de ampliar el plazo de la devolución para poder tener un tiempo “extra” para reunir el dinero. Es urgente tener en cuenta que esta prórroga conllevará un aumento del coste del préstamo ya que irá unida a unos intereses.
  2. Periodo de carencia. En muchos casos podemos solicitar un periodo de carencia y no pagar la deuda durante unos meses, o solamente pasar esos meses pagando los intereses que genera nuestro préstamo, sin devolver dinero propiamente dicho.
  3. Negociar un nuevo plazo. Podemos sentarnos con el prestamista y negociar un nuevo plazo de reembolso para cambiar las condiciones del préstamo y que se ajuste mejor a nuestras necesidades de este momento.

Recuerda que para evitar las consecuencias y que cualquiera de estos tres puntos se pueda hacer realidad, tienes que avisar con tiempo a la entidad financiera.

Estamos a tu disposición las 24 horas del día en nuestro comparador y nuestra App para ayudarte a comparar los mejores créditos del mercado.

 

Somo un grupo de profesionales financieros que intentamos ayudar al usuario a obtener productos transparentes y seguros para cubrir sus necesidades de crédito. Nuestra labor es la de ayudar e informar sobre las condiciones y características de los créditos y préstamos del mercado español.

No dudes en enviarnos tus comentarios, con gusto te ayudaremos en todo…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
4 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Email