DIFERENTES TIPOS DE EMPRESAS


La gran mayoría de nosotros, cuando nos preguntamos por los diferentes tipos de empresa, nos vienen directamente a la cabeza las PYMES. Es cierto que este es un tipo de empresa bastante frecuente, pero el abanico de diferentes tipos de empresa que se pueden crear es muy amplio: desde las sociedades, hasta las sectoriales. En el artículo que vas a leer vamos a hacer un repaso de las diferentes modalidades de empresa que existen.

Tipos de empresa según el tamañoDinero para negocio

Las PYMES son empresas pertenecientes a una clasificación en la que entran empresas que por el volumen de ingresos, el valor del patrimonio y el número de empleados son consideradas de pequeñas a medianas (en torno a los 1-100 empleados). Siguiendo ese mismo criterio también podremos encontrar:

– Grandes empresas: esto no solo se mide en el volumen de negocio sino también en el ecosistema que generan. Desde sindicatos, instalaciones propias de gran envergadura, miles de empleados o compleja estructura administrativa.

– Microempresas: empresas llevadas normalmente por una sola persona o su entorno más inmediato (familiares), en las que la producción es artesanal, el equipamiento es rudimentario y la administración y gestión pueden ser fácilmente llevadas por la dirección directamente.

Tipos de empresa según la propiedad

Esta clasificación distingue si el capital de la empresa es de propiedad particular o si pertenece a organismos públicos, y siguiendo este criterio se clasifican en:

Empresas privadas: estas empresas están gestionadas y lanzadas por todo aquel que desea emprender, sin entrar en participación con organismos públicos o estatales.

Empresas públicas: son las empresas que sí participan de capital proveniente del estado, ya sea nacional, autonómico, provincial o municipal.

Empresas mixtas: es el tipo que está constituido gracias a la participación del Estado, a quien pertenece a medias con el capital privado, encargado de mantenerlas.

Tipos de empresa  según el destino de los beneficios

La actividad empresarial va destinada a conseguir beneficios, pero según se destinen estos a un fin u otro, podemos encontrar dos tipos de empresas:

– Empresas con ánimo de lucro: su actividad va destinada a conseguir capital que se reparte entre dueños, accionistas, empleados, etc.

– Empresas sin ánimo de lucro: son empresas cuya actividad va destinada a reinvertir los beneficios en la propia empresa, de forma que se pueda mantener la actividad y estructura. Pertenecen a este campo las ONGs y las empresas destinadas a bienes sociales en su gran mayoría.

Tipos de empresa según la forma jurídica

Este es un apartado dentro del ámbito empresarial que nos suena a menudo (S.L. S.A…). Es el que aborda los derechos y obligaciones que tiene una empresa en el desarrollo de su actividad:

Unipersonal: está inscrita al nombre de una sola persona, dueña y responsable de toda la empresa. En caso de insolvencia es ella la que responde con su patrimonio a las posibles deudas.

Sociedad colectiva: funciona igual que la unipersonal pero es un grupo de personas quienes responden con su patrimonio personal.

Cooperativas: el principal carácter de las cooperativas es que funcionan sin ánimo de lucro. La actividad va destinada a satisfacer las necesidades básicas de sus miembros.

Sociedad Limitada: los propietarios responden en una proporción equiparable a la participación que realizan en una empresa. Al contrario de lo que ocurre con la sociedad colectiva, en caso de tener que responder ante una deuda, no lo hacen con todo su patrimonio como aval, sino solo con la parte proporcional al porcentaje de participación (una cuarta parte si son cuatro propietarios, al cincuenta por ciento si son dos, etc.)

Sociedad Anónima: son similares a la sociedad limitada, pero con la diferencia de que permiten la entrada de capital externo, mediante la venta de accionado.

– Comanditarias: son las que poseen dos tipos de propietarios: los que responden de forma ilimitada y los que lo hacen en proporción al capital aportado.

Ecosistema a la hora de emprender

Este vocabulario, si es adecuado para conocer y aprender el entorno empresarial, tiene como máxima utilidad abrir el abanico de posibilidades que nos planteamos a la hora de plantearnos convertirnos en autónomos.

dinero para negocioEn ocasiones pensamos que montar una empresa es hacernos cargo al 100% de todas las responsabilidades, inversiones etc. Sin tener en cuenta que podemos hacer partícipes a socios que nos ayuden en nuestro emprendimiento o directamente nosotros mismos entrar a forma parte de una sociedad empresarial.

Es conveniente que tengamos en cuenta todo el ecosistema empresarial para decidir no solamente en qué grado queremos ser dueños de nuestro negocio, sino también en qué medida podemos financiarlo. Además de las colectividades, sociedades, etc. Existen otras formas de financiación como las ayudas al emprendimiento, el capital privado, dinero urgente que te permite darle el empujón que necesita tu idea y un largo etcétera que no limita el lanzar un negocio al simple hecho de abrir un local.

Si estás pensando en abrir un negocio o necesitas financiación para renovar el tuyo, puedes solicitar un crédito para emprendedores de hasta 100.000€ haciendo clic en Solicitar ahora.

Pedir un crédito para empresa, solicitar un préstamo para negocio, conseguir dinero como autónomo


 

Gracias por tu calificación
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp