¿CUÁNDO USAR LOS MICROCRÉDITOS?


Los microcréditos nos pueden ayudar a salir de un apuro económico puntual en el que nos hayamos visto envueltos. Son una excelente opción por su rapidez, en pocos minutos tenemos el dinero en nuestra cuenta y sin salir de casa. Son fáciles de usar, se solicitan en unos minutos, nos ingresan el dinero y lo devolvemos en 30 días. Pero debemos tener cuidado y dejarnos bien claro que los microcréditos están diseñados para resolver un problema puntual, no pueden ser un recurso mensual para llegar a fin de mes, porque si los utilizamos de la forma incorrecta, para lo que no están diseñados, nos veremos envueltos en un bucle de deudas e intereses del que será muy difícil salir.

CUANDO SÍ SOLICITAR UN MICROCRÉDITO

Un microcrédito puede ser una de las herramientas de financiación más útiles si la utilizamos de forma responsable. Estas son algunas situaciones en las que puede ser aconsejable solicitar un microcrédito:

-Nos surge un imprevisto: se nos rompe el coche, un electrodoméstico, tenemos que pagar una factura más alta de lo normal, tenemos que devolver a Hacienda… Estos son gastos imprevisibles que no podemos aplazar. Si nuestro presupuesto se ve ajustado, podemos utilizar un microcrédito para salir de esta situación.

Los gastos de sanidad-Gastos en sanidad: tener que visitar a un especialista de los que no cubre la seguridad social puede ser un problema para nuestra economía, pero es un gasto que va a repercutir directamente en nuestra salud y por lo tanto no es aplazable.

-Tenemos ingresos suficientes: si tenemos una entrada de dinero que nos permite devolver el microcrédito sin ningún problema, podremos utilizarlo para fechas señaladas como Navidad, vacaciones de verano, Semana Santa o la famosa y cara “vuelta al cole”. Este tipo de financiación nos permitirá no tener un gran gasto en un mes, sino poderlos repartir.

-Queremos ahorrar: un descubierto bancario o una multa pueden salirnos más caros que los honorarios del microcrédito. Si podemos pagar una multa en los primeros quince días, tendremos un descuento del 50%, y si no disponemos del total del monto de la multa rebajada, podemos solicitar un microcrédito antes de tener que pagar el doble.

CUANDO NO SOLICITAR UN MICROCRÉDITO

Como hemos dicho, los microcréditos pueden ser muy útiles si se utilizan con responsabilidad. Sin embargo, hay situaciones en las que no son una buena opción:

-No estamos seguros de poder devolver el dinero: si no tenemos ingresos suficientes, pensamos que no los vamos a tener o por cualquier otro motivo prevemos que no seremos capaces de devolver el crédito, lo mejor es que nos abstengamos de pedirlo. Si nos atrasamos en el pago del préstamo terminaremos pagando más por las comisiones de demora.

-Solicitamos microcréditos de forma habitual: si utilizamos regularmente los microcréditos como una forma de financiación habitual, podremos caer en una espiral de deuda de la que no es fácil salir. Es mejor que nos apretemos el cinturón y no solicitemos créditos que, mal utilizados, a la larga van a hacer nuestra vida más complicada.

Microcreditos rapidos-Es un gasto aplazable: si el gasto que “necesitamos” hacer es un capricho o un gasto que no necesita ser cubierto inmediatamente, es mejor que ahorremos y esperemos a tener el dinero por nuestros propios medios, sin recurrir al microcrédito.

Recuerda que en nuestra página Creditoagil.es podrás encontrar una selección de microcréditos y otros servicios financieros, que podrás utilizar desde nuestra misma página web, con la mayor comodidad, desde casa y sin tener que buscar cada prestamista por separado. Hemos traído los mejores créditos online del mercado para que no tengas que buscar más.


Gracias por tu calificación
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp