Criticar constructivamente es un arte fino. 

Si se hace correctamente, la retroalimentación constructiva ayuda al individuo a mejorar sin sentirse mal. 

Esta forma de crítica es extraordinariamente poderosa, ya que evita los ataques personales o la culpa.

Por lo tanto, la crítica constructiva permite a la crítica verbalizar su opinión sin la acumulación de resistencia dentro del destinatario. 

Como resultado, es más probable que una persona esté abierta para el cambio. 

Esta voluntad de aceptar la crítica es fomentada por el tono positivo en que se centra la crítica constructiva.

¿Qué es la crítica constructiva?

La crítica describe el proceso de ofrecer el consejo de una manera razonable y amistosa. 

La intención detrás de esta forma de crítica, es ayudar a mejorar una situación dada. 

Por esta razón, la crítica constructiva no se centra en la persona misma, sino en el problema subyacente.

Esta forma de crítica se da con la intención de ayudar a alguien a mejorar.

A menudo se acompaña con recomendaciones o instrucciones que ofrecen posibles soluciones. 

Todos sabemos por nuestra propia experiencia que el tipo correcto de crítica puede inspirarnos a abordar un problema. 

Puede impulsarnos a mirar la situación desde un ángulo diferente. De hecho, la capacidad de dar y recibir críticas es fundamental para el éxito. 

Centrémonos en cómo dar una crítica constructiva.

Consejos para dar una crítica constructiva

Criticar constructivamente es una parte integral de afectar el cambio beneficioso. 

Sin compartir y recibir retroalimentación, las áreas de mejora podrían pasar desapercibidas durante años. 

No importa si es en tu vida profesional o privada, la disposición a dar y aceptar la crítica puede ser muy importante. 

En lugar de mantener tu opinión, trate de compartirla con los demás, de una manera constructiva. 

Echemos un vistazo a cómo dar una crítica constructiva de la manera correcta.

Adaptar la técnica del Sandwich de Retroalimentación

El “enfoque de sándwich” es muy popular cuando se trata de dar retroalimentación negativa. 

Básicamente, se coloca la crítica entre dos rebanadas de retroalimentación positiva, de ahí el nombre sándwich. 

Naturalmente, suponemos que esta técnica común es eficaz, pero no lo es. En el peor de los casos, el enfoque sándwich destruye tus comentarios.

Mejor adapta un poco la técnica

Adaptar la técnica, sin embargo, puede ayudarte a eliminar sus efectos negativos. 

Mediante el uso de una versión modificada del método, puede ofrecer retroalimentación de una manera de empoderamiento. 

También te ayuda a comunicar la crítica de manera constructiva sin destruir tus comentarios.

  • Comience con los puntos fuertes: Inicie el proceso de retroalimentación, anotando lo que ya está funcionando bien.
  • Proporcione comentarios: Use lo anterior como base para plantear las posibles áreas de mejora.
  • Cierre: Termine tu reacción, señalando los resultados beneficiosos que podrían lograrse actuando sobre la crítica.

La técnica proporciona un marco excelente que ayuda a otros a aceptar mejor la crítica. 

Al resaltar lo que es positivo, transmites tu aprecio por el trabajo de otra persona. 

Además, reconoces lo que ya están haciendo bien. Hacerlo les mostrarás que no es tu atención atacarlos. 

Seguir esta estrategia te ayudará a reducir la resistencia, lo que los hace más receptivos a sus comentarios.

Dejar de lado las críticas innecesarias

La crítica constructiva requiere un equilibrio fino, entre proporcionar retroalimentación y dejar fuera puntos innecesarios de la crítica. 

No todos los consejos o críticas son necesarios y útiles. 

Trate de evaluar qué puntos necesitan ser abordados. 

Del mismo modo, trata de averiguar lo que no va a ser útil. Ponerse en la posición de la otra persona podría ayudarte a evaluar lo que es útil.

DAR UNA CRÍTICA CONSTRUCTIVA | La importancia de las críticas

En muchas situaciones, también es importante ver si está justificada. 

Siempre que la gente busque activamente tu consejo, criticar constructivamente es apropiado. 

En otras situaciones, sin embargo, la retroalimentación podría no ser útil. 

Pregúntate si tus comentarios tendrán una influencia positiva sobre su vida, puede estimar es apropiada o no. 

Si no es así, corre el riesgo de herir a la otra persona. 

Si no pueden usar tus comentarios para mejorar, lo mejor es evitar las críticas.

Permanezca neutral, mantenga tus emociones afuera

Si deseas dar retroalimentación de manera constructiva y útil, es importante no permitir que tus emociones te guíen. 

Especialmente cuando se trata de asuntos privados, las emociones pueden ponerse en marcha.

Sin embargo, todo lo que hacen es nublar tu percepción. 

Cuando esto sucede, corres el riesgo de atacarlos a nivel personal. 

Si criticas mientras estás enfadado, no lograrás nada. 

En lugar de considerar lo que has dicho, se convertirán en defensiva, se acumularán resistencia o se defenderán. 

Sin embargo, el cambio positivo no puede verse afectado por este tipo de críticas.

En su lugar, trate de mantener la calma. Es importante ofrecer una crítica constructiva de una manera no amenazadora. 

Pero en caso de que no seas capaz de mantener tus emociones bajo control, lo mejor es discutir el tema más adelante.

Proporciona comentarios útiles

Es importante que te asegures de que tus comentarios son útiles. 

La crítica constructiva se centra en todo lo que afecta el cambio positivo. 

Trata de dar un consejo significativo, en lugar de simplemente dar un consejo amable, pero inútil. 

Siempre ponte en los zapatos de la persona que criticas. Piensa si lo que tienes que ofrecer realmente te ayudaría, si fueras ellos.

Las personas son más propensas a actuar sobre la idea constructiva si es oportuna, específica, clara, detallada y accionable. 

Evalúa a quién estás criticando

Cuando estás criticando a alguien, es muy importante saber qué clase de persona es. 

La forma en que una persona maneja la crítica depende en gran medida de su carácter. 

Todo el mundo reacciona de manera diferente a la crítica. 

Algunos reaccionan muy mal, con cualquier tipo de crítica. 

Otros pueden pensar más positivamente sobre la crítica. 

En el caso ideal, lo ven como una ayuda necesaria para el crecimiento. Por desgracia, este no es siempre el caso.

Por esta razón, antes de criticar a alguien, trate de evaluar quiénes son. 

Basándote en esta evaluación, puedes adaptar la comunicación de tus comentarios.

Seguimiento de tu comentario

Puede ser muy útil dar a otros el tiempo necesario para pensar en tus comentarios. 

Al mismo tiempo, también es importante dar seguimiento a la persona que criticas. 

Hacerlo puede ser muy beneficioso para ver cómo piensa la persona acerca de tus comentarios. 

Puede ayudarte a ver si estaban dispuestos a aceptarlo y actuar sobre él. 

En estas conversaciones posteriores puedes discutir cómo se pueden hacer más mejoras.

Durante el seguimiento, es importante elogiar los acontecimientos positivos. 

Esto mostrará a la otra persona que estás interesado en su progreso. 

También los mantendrá motivados para seguir mejorando. Cómo ser más productivo: Consejos para conseguirlo

Espero que hayan disfrutado este artículo sobre cómo dar una crítica constructiva.

Si ha sido así, por favor compártelo