EMPEZANDO UN NEGOCIO

Home / Blog / EMPEZANDO UN NEGOCIO
EMPEZANDO UN NEGOCIO

El estrés, en su justa medida, nunca le ha venido mal a nadie. Aunque parezca que es simplemente algo malo y ya está, muchas veces nos ayuda a enfocarnos.

Tener la capacidad de hacer las cosas más rápido también es un buen aliado del estrés. Como podemos ver, el estrés nos aporta muchas ventajas. Nos hace ser más rápidos, y a veces, más productivos.

 

SI ESTÁS EMPEZANDO UN NEGOCIO, TE CONVIENE SABER JUGAR CON EL ESTRÉS. EN SU JUSTA MEDIDA, TE AYUDARÁ. PERO, EN EXCESO, PUEDE ACABAR CONTIGO


 

 

solicitar una tarjeta de crédito

Pero no debemos dejarnos cegar con este punto. Aunque un poco de estrés sea bueno, el estrés en exceso puede dañar nuestro cerebro y molestarnos mucho a la hora de tomar decisiones en nuestro negocio.

Por eso, hoy queremos hablarte de un punto: cómo manejar el estrés si estás empezando un negocio. Probablemente este sea uno de los momentos más estresantes en nuestras vidas.

EMPEZANDO UN NEGOCIO

Lo primero que debemos hacer si queremos reducir o eliminar el estrés, es cambiar los hábitos poco sanos que tenemos en el trabajo.

Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos inmiscuimos en más cosas de las necesarias. A veces por no saber decir que no a un posible cliente que realmente no nos interesa, y otras, totalmente inconscientemente.

Si estás pasando por un momento de estrés con tu nuevo negocio, te recomendamos que comiences desde hoy a cambiar tus hábitos en el trabajo. Veamos algunas formas de hacerlo.

Solicita el crédito más rápido de Internet, minicredito urgente hasta 750€


COMPARADOR DE PRÉSTAMOS TARJETAS DE CRÉDITO | Compara tarjetas ahora

Evitar el estrés en tu negocio

Cuando estamos empezando un negocio, estamos ansiosos por comenzar a ver los resultados. Hemos puesto todo nuestro empeño y nuestra ilusión en él, y necesitamos ver el fruto de nuestro esfuerzo.

Sin embargo, muchas veces este fruto tarda en salir. Es normal. No todo se consigue de hoy para mañana, y mucho menos las cosas que merecen la pena. Sin embargo, nos comenzamos a desesperar.

Además, si es el primer negocio que montamos, no tenemos demasiada experiencia. Por lo tanto, podemos vernos a nosotros mismos ocupando nuestra energía, muchas veces en cosas que no van a ningún sitio.

No mezcles tu vida privada y el trabajo

Un error que cometen muchos novatos a la hora de emprender, y hablamos de novatos incluso con mucha experiencia, es mezclar el trabajo con su vida personal.

Se llevan el negocio a casa, siguen trabajando allí, no saben hablar de otra cosa que no sea del trabajo, permiten que sus clientes les llamen a horas de comida familiar o de momentos inoportunos…

Todo esto no hará más que aumentar tu estrés. Si no consigues desconectar ni siquiera cuando estás pasando un rato con tu familia, puedes llegar a tener un grave problema. Estás mezclando demasiado dos cosas que no son del todo compatibles. Este es un error común cuando empezando un negocio.

Crea un colchón de dinero

Es muy común que, a lo largo de nuestro emprendimiento, surjan problemas que no teníamos previstos. Muchas de estas situaciones pueden ser, por ejemplo, la rotura de una herramienta muy importante en el trabajo.

Tener un colchón económico que nos auxilie en estos momentos, evitará el estrés de tener que pensar en cómo haremos para conseguir arreglar esa situación.

EMPEZANDO UN NEGOCIO

Por eso, desde que puedas comenzar a crear ese colchón, hazlo. Si no lo necesitas durante años, mejor. Pero si lo necesitas, es mejor tenerlo que no tenerlo.

Es mejor una decisión que ninguna

Muchas veces nos pasa que nos cuesta tomar decisiones de forma rápida y asertiva. Es normal que dudemos cuando no tenemos claro cuál va a ser el resultado de nuestra decisión.

Sin embargo, es muy lógico pensar que, si tomamos una decisión, aunque sea incorrecta, estaremos dando un paso adelante. Después tendremos tiempo de rectificar.

Younited Credit ofrece préstamos desde 1.000 € hasta 40.000 € para financiar todo tipo de proyectos

Pero debemos acostumbrarnos a tomar decisiones rápidas. Quedarse quieto no nos lleva a ningún sitio. Es mejor tomar una decisión, aunque sea equivocada, que no tomar ninguna decisión.


 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: