No hay una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión, y esto en las entrevistas de trabajo es fundamental.

Sin embargo, el hecho de dar una buena impresión no se basa solamente en cómo vamos vestidos y en hablar de forma educada, sino que intervienen más factores.

Por eso hoy en CreditoAgil.es vamos a ver cuáles son esos factores para que puedas hacer entrevistas de trabajo con más éxito que nunca.

Buscar empleo en Internet

Entrevista de trabajo: Consejos

Es importante que tengas en cuenta que la persona que te va a hacer la entrevista realmente no te conoce, y va a llegarle un desconocido que quiere un puesto de trabajo que él está ofertando.

Por lo tanto, para destacarte de los demás candidatos al mismo trabajo, deberás seguir algunas pautas que vamos a ver a continuación:
como superar una entrevista de trabajo

La vestimenta

Aunque el puesto de trabajo sea en un parque acuático para trabajar en bañador, es importante qué vestimenta elijas para la entrevista.

Obviamente, no vas a ir en bañador aunque el trabajo sea con esa ropa. La forma de vestir más adecuada para una entrevista de trabajo es la formal.

En el caso de los hombres se suele hablar de llevar camisa, y en caso de que sea invierno una americana o un jersey.

En el caso de las mujeres hay más variedad en la ropa que pueden llevar, pero una camiseta o camisa formal y una americana suele ser también una buena opción para dar una buena impresión al entrevistador.

Es aconsejable que aunque el rojo sea tu color favorito, te vistas con colores que tiren más hacia lo neutro y relajante: evita los colores demasiado llamativos porque se trata de que la atención esté puesta en ti y no en tu ropa.

La puntualidad

No hay cosa más horrorosa que aparecer a una entrevista de trabajo cinco minutos tarde. No importa si llegas en autobús, caminando, en tren o en bicicleta.

Si crees que cogiendo el transporte anterior vas a llegar muy temprano y con ese llegas justo, coge el primero.

Es mejor que lleves allí media hora esperando a que llegues 3 minutos tarde. La impuntualidad denota dejadez y falta de interés por el puesto de trabajo, y aunque vivamos en España, son muchos los españoles a los que les gusta la puntualidad, y más en las empresas.

Además, para ti será mucho más cómodo haber llegado antes y haberte relajado, que no llegar apurado para entrar directamente a la entrevista a hablar con la persona chorreando sudor y jadeando de las prisas.

Descargar app infojobs

El saludo

Cuando entres a hacer la entrevista, deja que quien tome la iniciativa en el saludo sea el entrevistador.

Deja que él o ella sea quien extienda la mano primero. Si estás nervioso y te sudan las manos, procura secarlas antes de entrar, a nadie le gusta estrechar una mano empapada en sudor.

Cuando le des la mano, hazlo con firmeza pero sin apretar. Es decir, ni le estrujes los huesos, ni le des un pez muerto.

Cuando le des la mano, mírale a los ojos y sonríe.

No mires a otras partes de su cuerpo ni hacia otra parte de la habitación ya que puede denotar nerviosismo o falta de educación si miras donde no debes.

La forma de sentarte

La forma de sentarte también es determinante ya que forma parte de tu lenguaje corporal. No te botes en la silla ni tampoco te sientes demasiado rígido.

Debes encontrar el equilibrio. Si quieres, puedes practicar en casa cómo te puedes sentar de forma cómoda y relajada, sin llegar a ser descortés.

Siéntate derecho, con los brazos relajados y las manos de forma cómoda sobre las piernas.

Tu comportamiento

Cuando el entrevistador esté hablando, no tengas miedo de sonreír de vez en cuando, sin pasarte.

Si te hace una pregunta, contesta de forma coherente: ni utilices un monosílabo (si – no) ni te pases media hora contestando a una simple pregunta.

Utiliza las palabras suficientes para expresar lo que quieres decir, sin enredarte, ya que esto hará sentir incómodo al entrevistador además de alargar innecesariamente la entrevista y dar una mala imagen.

El sueldoCómo tener una entrevista de trabajo de exito

Aunque está claro que si estás en una entrevista de trabajo es para entrar a formar parte de una empresa en la que te van a pagar una cierta cantidad por dedicar una cierta cantidad de horas a estar en tu puesto de trabajo realizando una tarea del tipo que sea, no es conveniente que nada más entrar preguntes “cuánto me van a pagar”.

Se ve feo y descortés. Lo mejor es que dejes este tema para el final, porque aunque sabemos que es una de las cosas que más te interesa, y el entrevistador también lo sabe, debe parecer que no es la única razón por la que aceptarías el trabajo.

Además, si dejas el tema del sueldo para el final, es posible que el mismo entrevistador te diga cuánto te van a pagar y te podrás evitar esa pregunta que no resulta cómoda.

Préstamo por tu coche

Las dudas

Una vez que termine la entrevista, de forma educada le puedes preguntar al entrevistador las dudas que te hayan surgido durante la misma, para dejar claros los puntos.

Esta es tu oportunidad para conocer todos los detalles acerca del trabajo que podrías desempeñar.

Procura dejar las dudas también para el final y no estar interrumpiendo constantemente al entrevistador para aclarar cada una de ellas.

Se verá más ordenado y no interrumpirás el curso de la entrevista.

Recuerda que en el punto medio se encuentra el encanto de todo, no te excedas en confianza y entusiasmo, pero tampoco te quedes corto.

Lo más importante dentro de la entrevista es que le muestres al entrevistador que realmente estás interesado en el puesto de trabajo, que eres una persona con ganas de trabajar y con buenas formas y humor, y que vas a ser la opción perfecta para ese puesto.

Gracias por tu calificación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
7 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Email