¿ES IMPORTANTE EL CERTIFICADO ENERGÉTICO DE NUESTRO HOGAR?

Home / Blog / ¿ES IMPORTANTE EL CERTIFICADO ENERGÉTICO DE NUESTRO HOGAR?
¿ES IMPORTANTE EL CERTIFICADO ENERGÉTICO DE NUESTRO HOGAR?

Una baja calificación energética supone un gasto extra de 1.000€ al año


Aunque muchas personas no vean la utilidad de la nueva normativa energética, en la cual para vender o alquilar una vivienda, debe haber un certificado energético del inmueble, podríamos llegar a ahorrarnos hasta 1.000 euros al año. ¿Cómo es esto posible? Pues a pesar del pensamiento común de que no sirve para nada este certificado, si a la hora de conseguirlo nos hemos topado con un buen profesional, nos habrá aconsejado ciertas medidas a tomar para tener una vivienda mucho más eficiente.

Antes de continuar, para aquellos que no lo tengan muy claro, la principal misión de un certificado energético es informar sobre la eficiencia energética de una vivienda, yCertificado de energia sugerir medidas de ahorro energético. Dicho certificado tiene una validez de 10 años y las distintas calificaciones posibles son A, B, C, D, E, F o G, donde la categoría más eficiente es A.

Aunque este certificado energético solo es obligatorio para las viviendas destinadas a la venta o al alquiler, se puede solicitar para nuestra vivienda. Algunas personas pensaran que es un gasto totalmente innecesario, pero el certificado incluye un apartado con sugerencias de eficiencia, las cuales nos pueden llevar a un ahorro considerable a final del año. Por ejemplo: si se detecta que la caldera o calentador de agua es antiguo y poco eficiente, si las ventanas no sellan bien, etc… y no olvidemos que el no tener el certificado energético o falsificarlo puede tener como causa importantes multas, aquí puedes leer los detalles sobre las consecuencias de falsificar el certificado energético.

Los consejos más habituales para mejorar la eficiencia de una vivienda suelen ser dos, la mejora del aislamiento de la vivienda, sellando ventanas y filtraciones o cambiando las ventanas por unas climalit o de cristal doble. Y el de renovar la caldera por una de consumo preferentemente A+, sobre todo para aquellas viviendas con una calificación baja o negativa.

Ahora bien, una pregunta que se nos pasa por la cabeza ¿Cuánto ahorraré realizando dichos cambios en mi vivienda? ¿Será rentable? Pues según comenta Certicalia, una vivienda con calificación energética “B” gasta aproximadamente unos 300 euros anuales, a diferencia de una vivienda con características similares pero con una calificación Valoración energeticaenergética “G” cuyo consumo es de aproximadamente unos 1.500 euros anuales. Creo que es obvio la gran diferencia de consumo entre una vivienda eficiente y una que no lo es. Podría significar una diferencia de más de 1.000 euros anual.

Entonces, ¿vale la pena invertir en dichas reformas en comparación al ahorro que obtendremos? Bueno, esta respuesta ya le toca a cada individuo contestarla, pero como referencia les puedo decir que si tienes una calificación “G” y haciendo algunas reformas obtienes una calificación “F”, estarás ahorrando algo más de 500 euros al año, y pasando de una calificación “E” a una “D” el ahorro anual será poco menos de 300 euros. Con estos datos ya cada uno puede hacer los cálculos oportunos y ver si le es rentable. Mi opinión personal es que, sobre todo si tienes una calificación muy baja, el ahorro será bastante mayor y será más rentable las reformas. Espero que les haya sido de ayuda este artículo, y si tienen alguna pregunta o un caso personal que quieran compartir con los demás, lo pueden dejar en los comentarios.


Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: