Hacienda aumenta la fiscalidad de la segunda vivienda en la renta del 2015. Por lo que los contribuyentes que tengan una segunda vivienda deberán tributar por ellas en la declaración de la renta del 2015.

Los porcentajes de imputación de la este tipo de renta inmobiliaria estaban en el 1’1% para viviendas con revisiones catastrales posteriores a 1994 y del 2% para las viviendas con revisiones anteriores a esta fecha.

El límite de fecha se ha visto cambiado al 2005, por lo que muchos más contribuyentes tendrán que aplicar el 2%.

Solicitar tarjeta de crédito Openbank

Aumenta la fiscalidad de la segunda vivienda

Uno de los principales cambios de la famosa reforma fiscal, aplicada sobre la campaña de la renta 2015, perjudican a todos los contribuyentes que poseen una segunda vivienda.

Y es que, según explica el REAF (Registro de Economistas Asesores Fiscales), la nueva legislación establece que todos los contribuyentes que tengan en posesión una segunda vivienda, deben añadir en su declaración una renta inmobiliaria en la base imponible general del impuesto.

Antes de que entrara esta reforma fiscal, el contribuyente debía incorporar en su IRPF el 1’1% del valor catastral de la vivienda, si esta había tenida su última revisión catastral después de 1994.

En el caso de que la revisión hubiera sido anterior a esta fecha, el contribuyente debía incluir en su declaración el 2% del valor catastral. Ahora, tras la reforma fiscal, las viviendas con revisiones catastrales a partir del 2005 se les aplicara el 1’1%, y todas las anteriores el 2%.

vivienda con actualizaciones del valor

Esto perjudica especialmente a todos los contribuyentes que tengan una vivienda con actualizaciones del valor  del inmueble entre 1994 y el 2005, ya que sufrirán un incremento fiscal.

Para entenderlo de mejor manera pongamos un ejemplo:

“Un contribuyente, propietario de una segunda vivienda, la cual haya sufrido la última actualización en 2002, y el valor catastral sea de 100.000€. Antes de la reforma fiscal debía tributar 1.100€ (el 1’1% de 100.000€). A partir de ahora, este contribuyente tendrá que aplicar un 2%, lo que supone una subida desde 1.100€ hasta los 2.000€.”

El motivo que pone Hacienda para fijar un porcentaje mayor por revisiones más antiguas es que, cuanto más tiempo ha transcurrido desde la última actualización catastral, el valor catastral fijado estará más desfasado con respecto al valor del mercado.

En realidad, la reforma fiscal establece que el porcentaje del 1’1% solo se aplicara para las viviendas con los valores catastrales revisados en los últimos 10 años.

Es decir, que en la declaración de la renta del año que viene, las viviendas con un valor catastral actualizado anterior a 2006 tendrán que aplicar el 2% y, después de dicha fecha, el 1’1%.

La reforma fiscal y el alquiler de las viviendas

Se incluye en la tarifa general del IRPF la imputación de rentas inmobiliarias, los cuales se redujeron en la pasada reforma fiscal y son superiores a los del ahorro.

En función de la comunidad autónoma el gravamen puede variar hasta en un 4%, desde el 44% hasta el 48%.

La reforma fiscal y el alquiler de las viviendas

Algo a tener en cuenta para los propietarios que tienen viviendas alquiladas, es que no deben imputarse una renta, ya que ya lo tributan por el beneficio que les generan los alquileres.

Otros de los cambios que se han producido tras la reforma fiscal, según recuerda el REAF, es que a partir de ahora los contribuyentes propietarios de viviendas alquiladas solo se podrá aplicar una reducción del 60%, a diferencia de en los años anteriores en los que podían obtener una reducción de hasta el 100% en caso de que el inquilino estuviese entre los 18 y 30 años.

Por otro lado, se eliminó el 10% que se podían deducir los inquilinos en base al alquiler de la vivienda.

Sin embargo, es a partir del 2015, es decir, todos aquellos inquilinos que tienen el contrato firmado antes del 2015 pueden seguir aplicando ese beneficio fiscal.

Solicita tu préstamo rápido aquí hasta 2.500 euros

Educación financiera las claves

Suprimen los coeficientes de actualización, encareciendo la venta de una vivienda

A pesar de las rebajas de tipos, el vender una vivienda se ha encarecido fiscalmente al ser eliminados los coeficientes de actualización, los cuales permitían corregir la plusvalía por el efecto de la inflación. Veamos un ejemplo para entenderlo de mejor manera:

Una vivienda comprada por 100.000€ en el 2000 y vendida por 150.000€ en el año 2014 ha generado un total de 50.000€ de beneficios.

Antes, aplicando el coeficiente de actualización, la ganancia se reducía a efectos fiscales hasta los 29.280€, siendo este el importe que tributaba.

Ahora ese beneficio ha desaparecido, por lo que se tributaria los 50.000€ que ha generado de beneficios la venta de la vivienda.

Recuerda que si quieres saber más sobre la declaración de la renta del 2015, como las novedades, el calendario, donde encontrar la casilla 490 para obtener tu borrador, etc… lo podrás encontrar todo en nuestra guía gratuita.  


Gracias por tu calificación
2 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp