¿CÓMO GESTIONAR UNA CUENTA CUANDO SU TITULAR FALLECE?


Cuando perdemos un ser querido esto es un gran golpe a nivel personal, y además implica una serie de trámites y papeleos para los que en muchas ocasiones no estamos preparados, o no estamos lo suficiente y debidamente informados. Cuando pasa el duelo, nos suelen surgir muchas preguntas: ¿Qué ocurre con el dinero depositado en la cuenta bancaria del fallecido? O ¿Cómo cerrar la cuenta bancaria? Suelen ser las más frecuentes.

Para poder responder a todas estas preguntas debemos saber primero cuáles son nuestros derechos y obligaciones si somos herederos del fallecido y qué es lo que podemos esperar del banco.

Solicita tu préstamo rápido aquí hasta 2.500 euros

Lo primero que debemos saber es que ninguna entidad bancaria se va a hacer dueña del dinero que se encuentre en la cuenta bancaria del titular fallecido. Por ese lado podemos estar tranquilos. Ese dinero pasará a sus herederos testamentales, en caso de que se haya hecho testamento, o legales. Si nadie reclama esos recursos depositadosdefuncion en dicha cuenta bancaria, esta se declarará en abandono y seguirá operando hasta que se notifique a la entidad. Si el dinero de las cuentas bancarias no se utiliza en 20 años, automáticamente pasará a manos del estado, para ser destinado a ayudas directas a personas discapacitadas.


 

 

 

¿Qué hacer con la cuenta bancaria del fallecido?

Cuando muere el titular de una cuenta y se comunica al banco la defunción, este bloqueará la cuenta bancaria hasta que se haya justificado quienes serán sus herederos.

Si somos herederos deberemos informar al banco del derecho hereditario, presentando el certificado de defunción del titular y el Registro de Actos de Última Voluntad, junto a una copia autorizada del último testamento. Este derecho hereditario nos dará acceso a obtener información sobre la cuenta bancaria del fallecido.

Una vez que hayamos justificado este derecho, deberemos acreditar el derecho a la adjudicación de los bienes, con el consentimiento de todos los herederos. Este derecho es el que nos abre la puerta a disponer del saldo de las cuentas del fallecido.

Por último, va a ser necesario que presentemos la liquidación del impuesto de sucesiones, acreditando de este modo haber cumplido con las obligaciones fiscales en relación al fallecimiento del difunto.

¿Quién puede gestionar la cuenta?

Con el fallecimiento del titular de una cuenta bancaria se extinguen todos los poderes que hubiera otorgado anteriormente. Aunque hubiera una persona autorizada anteriormente por el fallecido a gestionar la cuenta, esta perdería todos los derechos de disposición en el momento de la defunción del titular.

En caso de que exista un segundo titular en la cuenta, este se haría con un 50% del capital sin tener que pagar ningún impuesto hereditario. El resto se repartirá según esté dispuesto en el Testamento.

La mayoría de los bancos bloquean la cuenta cuando saben que el titular ha fallecido, lo que suele ocurrir a las 24 o 48 horas. En este margen de tiempo en que el banco desconoce el deceso, tanto el cotitular como el autorizado pueden retirar el dinero, aunque ateniéndose, eso sí, a posibles denuncias de los herederos y otras consecuencias legales.

¿Qué debe hacer el banco?

El banco debe informar sobre la situación financiera del fallecido una vez que los herederos hayan sido acreditados como tales. La entidad deberá estar segura de que son herederos legítimos, para ello se deberá solicitar una copia del testamento y una copia de la aceptación de la herencia.

iacrédito a distancaSi no tenemos claro en qué bancos tenía alguna cuenta en fallecido, debemos acudir a la Agencia Tributaria, y con la condición de herederos, obtener la información financiera del fallecido.


 

Gracias por tu calificación

Abre tu cuenta sin comisiones en Ferratum Bank

1 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp