A la hora de buscar financiación para la compra de tu casa, es importante que tengas conocimiento sobre que tipo de interés que te conviene más, es decir, una hipoteca a tipo fijo o variable, ya que es un punto decisivo.

Así que si estás pensando en contratar un préstamo hipotecario o simplemente te estás planteando cambiar el tipo de interés que ya tienes, por otro. Es mejor que te lo pienses dos veces.

Te recomiendo que sigas leyendo este artículo, para que de acuerdo con esta información que te voy a dar a continuación, puedas tener una mejor idea de lo que es lo que te interesa más.

¿Estás pensando en solicitar una hipoteca, pero no sabes que tipo de préstamo debes elegir?

Lo primero que debes conocer es cada uno de los conceptos, de cada tipo de interés. Veamos:

Hipoteca sin comisiones

¿Qué es una hipoteca a tipo fijo?

Los préstamos a tipo de interés fijo son préstamos en los cuales la tasa de interés cobrada sobre el préstamo permanecerá fija para el término entero de ese préstamo, sin importar las tasas de interés del mercado.

Esto hará que los pagos sean los mismos durante todo el tiempo de vida del préstamo.

Hoy en día los bancos ofrecen este tipo de interés al cliente señalando lo que ha sucedido con las cláusulas suelo, “con el fin de no repetir dicha historia de nuevo”.

Otras veces es el mismo cliente el que la elige por miedo a que el Euribor vuelva a subir.

Este tipo de interés fijo ofrece a los clientes más seguridad en cuanto a que la cuota no se rige por ningún tipo de indicador, por lo que los pagos mensuales no aumentan ni disminuyen como resultado de las fluctuaciones en los mercados financieros.

Por supuesto, el cliente siempre sabrá que dinero va a pagar cada mes, durante los años de la hipoteca, cosa que no pueden saber los clientes que tengan préstamos a tipo variable.

¿Quieres saber las diferencias entre una hipoteca a tipo fijo y una variable? Todo lo que tienes que saber sobre la financiación hipotecaria. Haz click para twittear

¿Qué es una hipoteca con tipo variable?

Un préstamo con tasa de interés variable es un préstamo en el que la tasa de interés cobrada sobre el saldo pendiente varía a medida que cambian las tasas de interés del mercado, (en este caso el Euríbor).

Como resultado, sus pagos también variarán (siempre y cuando sus pagos se combinen con el principal y los intereses).

Hoy en día las entidades financieras tienen préstamos con intereses bajísimos, debido a que el euríbor esta en negativo.

De ahí, viene el porqué los bancos recomiendan los préstamos a tipo fijo, ya que su tasa es ahora más alta y además estás no se ven perjudicadas por el índice europeo, al contrario que la de tipo variable.

Ahora mismo los préstamos a tipo variable convienen más debido a que el euríbor esta en negativo como he mencionado antes, lo que puede generar ahorros significativos para los prestatarios al menos durante el tiempo que este bajo.

Sin embargo, una vez que cambie las circunstancias, la tasa se moverá hacia arriba o hacia abajo a medida que cambian las tasas de interés del mercado, pero lo más seguro es que su tendencia es de subir. ¿Cuándo? es impredecible.

Este aumento de la tasa de interés puede ser problemático para los prestatarios con hipotecas de tasa variable.

En el peor de los casos, los pagos de la hipoteca pueden llegar a ser tan inasequibles que el propietario incumple y, finalmente, pierde el hogar a la ejecución hipotecaria.

Las hipotecas a tipo variable

Tal y como ya hemos visto durante estos últimos años, muchas familias españolas se vieron en la calle por no poder hacer frente a los pagos de la hipoteca de su hogar. ¿Quieres saber cuanto cuesta cancelar un préstamo hipotecario?

En general, cuanto más dinero haya tomado prestado el propietario, más un cambio en la tasa de interés afectará el monto del pago mensual.

¿Qué es el Euribor?

Fundamentalmente, el Euribor es una tasa interbancaria del sistema Euro determinada por el tipo de interés clave (sobre operaciones principales de financiación) establecido por el Banco Central Europeo (BCE).

Básicamente, en términos que la mayoría de la gente entiende, Euribor es la tasa de interés más utilizada para calcular los pagos de hipoteca en España.

Es el tipo de interés que los bancos de la zona del euro utilizan para prestarse mutuamente, y se deriva del tipo de base fijado por el BCE.

Así, que cuando el tipo de interés sube, también lo hace el Euribor, que a su vez empuja hacia arriba los tipos de interés hipotecarios variables en la Euro-zona.

Solicitar una hipoteca

El Euribor, el factor determinante

Dicho lo anterior, el Euríbor es el factor determinante para un préstamo hipotecario a tipo variable.

El indicador más utilizado en España para calcular las cuotas de las hipotecas ha estado en negativo durante más de un año y medio.

Generando un ahorro para quienes tienen una hipoteca a tipo variable.

Por ejemplo, una hipoteca de 100.000 a devolver en 25 años rozará los 5 euros mensuales (4,85) y se situará en 58,2 euros anuales, ya que hace un año, en agosto de 2016, el euríbor era del -0,048%.

En consecuencia, una hipoteca media de 100.000 euros contratada a un plazo de 25 años con un diferencial de un punto porcentual sobre el euríbor, tendría un coste mensual de 374,70 euros.

Un año más tarde, cuando tocó revisar el precio del préstamo con el dato de agosto de 2017, el coste sería de 369,85 euros mensuales, es decir, 4,85 euros menos por mes o 58,2 euros al año.

La importancia del Euribor en las hipotecas

La evolución del indicador depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo, que llev

a varios meses sin moverlos del mínimo histórico del 0% y que no piensa cambiarlos al menos no antes del 2018.

Así que este indicador es impredecible, es decir, así como está en negativo ahora mismo, puede subir también y sin saber durante cuánto tiempo.

Ya hemos visto con nuestros ojos, tanto las subidas, como las bajadas en los últimos años.

¿Cuál nos interesa más una hipoteca a tipo fijo o variable?

Al elegir una hipoteca, una de las mayores decisiones es si se debe optar por una tasa fija o una variable.

Por un lado, la tasa fija trasmite tranquilidad a los clientes, debido a que garantizan pagar la misma cuota durante los años de vida del préstamo.

Y, por otro lado, la tasa variable ahora mismo resulta muy atractiva, ya que se ha mantenido durante varios meses en negativo, lo que significa pagar menos por el interés, incluso no pagar nada.

Sin embargo, no hay una respuesta correcta generalizada para todas las personas, ya que depende de las circunstancias personales y la actitud ante el riesgo de cada persona.

Así que, si eres una persona que prefiere la tranquilidad y evitar riesgos, la mejor opción podría ser una hipoteca a tipo fijo.

Pero si en cambio eres una persona que no le preocupan los riesgos y eres estable financieramente, una hipoteca 

variable puede ser la mejor opción para ti.

¿Cuál nos interesa más hipoteca a tipo fijo o variable?

Un consejo para los que elijan la hipoteca variable, es que en los tiempos que pagas poco, porque el Euríbor está bajo (como ahora mismo), aprovechar y guardar dinero para dado el caso que suba puedas tener un colchón de dónde tirar.

Por supuesto, es difícil predecir lo que sucederá en el futuro con un 100% de certeza.

Una hipoteca es un compromiso a largo plazo, y sólo porque las tasas variables son bajas hoy no significa que se mantendrán en estos niveles dentro 10 o incluso 5 años en la línea.

¿Es posible cambiar de tipo de interés en el futuro?

Si, y tienes dos maneras para hacerlo: Mediante la novación y la subrogación. Te explico más a fondo:

La novación es el acto de reemplazar una parte del contrato por otra, o de reemplazar una deuda u obligación por otra.

Es decir, se anula el contrato original y lo reemplaza por otro nuevo con unas nuevas condiciones pactadas entre las dos partes, con el consentimiento de las mismas.

La otra manera de hacerlo es mediante la subrogación, esta cosiste en cambiar de entidad bancaria pactando con ella un nuevo acuerdo.

Si encuentras una entidad bancaria que te brinde mejores condiciones, puedes proceder con la subrogación.

Eso si debes tener en cuenta todos los gastos que estás dos acciones conllevan.

Como comisiones del capital pendiente de amortizar o comisión por subrogación, gastos de notaría por la realización de una nueva escritura, impuestos sobre los actos jurídicos, registro y gestoría.

Aunque está previsto que cambiara la normativa “prácticamente sin gastos“. “El Gobierno dará una opción muy barata“, según ha dicho De Guindos. Fuente

Abra que esperar a que estos cambios se realicen, en el caso de que te estés planteando cambiar el tipo de interés de tu préstamo hipotecario.

Teniendo en cuenta que es lo mejor para ti.

Préstamo hipotecario con asnef para reunificar deudas

Para ir resumiendo…

La tasa de interés no debe ser tu único punto que considerar al elegir una hipoteca.

Debes estar atento a los honorarios, los términos y condiciones de la hipoteca.

Además, como he dicho anteriormente, según tu situación personal debes considerar si es mejor una hipoteca a tipo fijo o variable.

Espero que este post te haya podido aclarar las dudas, con esta información podrás valorar más que tipo te conviene más y podrás mejorar las condiciones de tu contrato de hipoteca.

Si te ha quedado alguna duda o quieres compartir tu opinión, me la puedes hacer llegar través de los comentarios.

Con gusto te ayudaré en lo que pueda y además estaré encantada que me cuentes tu opinión.

Recuerda que siempre que quieras puedes compartir este artículo con más personas…

Foto: https://es.123rf.com/profile_citalliance

 

Gracias por tu calificación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
22 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Email