¿DEBEMOS HACER CASO A LA TAE DE LOS MICROCRÉDITOS?


Desde el comienzo de la crisis económica, muchas personas y cada vez más, han sustituido los préstamos de los bancos por préstamos privados. El primer motivo ha sido que los bancos han dado la espalda totalmente a ofrecer financiación incluso a personas que tenían capacidad para devolverlo de sobra.

Como alternativa han nacido los microcréditos, que ya son una de las formas de financiación que más se utilizan. Pero al ser un producto novedosos y, por lo tanto, totalmente desconocido, no han dejado de publicarse artículos en los que se critica esta innovadora forma de conseguir dinero urgente. El tema que más se repite en esa clase de artículos es el de los intereses que se aplican, comparándolos con la TAE de los préstamos bancarios.

En este artículo te vamos a explicar por qué los préstamos bancarios y los microcréditos no son productos que se puedan comparar, y las utilidades que tiene cada uno.

Diferencias entre intereses de un microcrédito y los de un préstamo bancariointereses microcreditos

En los préstamos rápidos se ha criticado mucho que los prestamistas aplican intereses abusivos porque en algunas páginas aparece una TAE de hasta el 4.000%.

Si conocemos el funcionamiento real del servicio, sabemos que la TAE no es el tipo de interés que realmente se aplica. La TAE es una cifra representativa de lo que pagaríamos si devolviéramos el microcrédito en un año. Lo que debemos tener en cuenta para elegir un microcrédito es que este tipo de financiación ofrece préstamos que no alcanzan los 1.000€, y cuyo plazo de reembolso no suele superar el mes. Por lo tanto, los honorarios se cuentan por días, es decir, solamente pagaremos por el tiempo que lo utilicemos.

En los préstamos bancarios podremos obtener cantidades muy superiores, a devolver en plazos de hasta 40 años (según la entidad) y por  lo tanto, el interés que aplican sí es anual, y va incluido en la cuota que pagaremos mensualmente.

A raíz de que se ha interpretado de una forma errónea el porcentaje de los intereses de los microcréditos, se puede leer en muchas publicaciones que los préstamos rápidos son un engaño, cuando en realidad son una alternativa excelente a los préstamos bancarios cuando lo que necesitamos es liquidez de forma puntual.

Una vez que sabemos y entendemos esto, es absurdo comparar los intereses de los préstamos a largo plazo con los de préstamos a corto plazo como son los microcréditos.

Si calculásemos cuál es el coste total de un préstamo bancario al 0% de interés, para devolver en 30 días, solamente los costes por la gestión superarían el coste total de un microcrédito.

solicitar prestamos personalesLa comisión que se cobra por abrir un préstamo bancario normalmente es de un 2% con un mínimo de 100€, de forma que si solicitamos 300€ a devolver en 30 días, tendríamos que pagar un interés del 33% mensual, mucho mayor que el 4.000% TAE del que hablábamos al principio.

Cuando solicitamos un microcrédito a una empresa privada, no nos cobran gastos de gestión y sabremos desde el primer momento (antes de contratarlo) cuál será el coste total del préstamo. Las entidades prestamistas trabajan con un simulador, que en función del dinero que vayamos a solicitar y el tiempo que vayamos a tardar en devolverlo, calculará y nos dirá cuánto dinero nos va a costar el préstamo y qué porcentaje pagaremos por el servicio.

Por otro lado, a la hora de calcular los intereses de cualquier préstamo, el factor riesgo es algo esencial. Cuando solicitamos un préstamo en un banco nos piden multitud de datos personales y documentos para conocer qué capacidad crediticia tenemos y asegurarse de que un aval cubrirá nuestra deuda en caso de impago.

Cuando solicitamos un microcrédito rápido, el trámite es muchísimo más ágil, ya que nos piden los documentos mínimos necesarios para tramitar el crédito, y el requisito principal en todas las empresas prestamistas es tener una fuente de ingresos suficiente.

¿Para qué se utiliza cada préstamo?

En el caso de los microcréditos, se utilizan de forma puntual en momentos que necesitamos liquidez rápida para resolver un imprevisto que requiere una respuesta económica urgente: averías, multas, visitas médicas, facturas, etc.

Los préstamos bancarios tienen muchas finalidades, normalmente se usan para llevar a cabo proyectos que necesitan una inversión importante de dinero, como una hipoteca, grandes viajes, reformas, estudios, coches, emprender un negocio, etc.

¿Dónde puedo solicitar un microcrédito?

Si lo que buscas es financiación rápida y no sabes dónde encontrarla, estás de suerte. Solamente necesitas ir a nuestra página principal Creditoagil.es y bajar hasta nuestra sección de créditos rápidos. En menos de 20 minutos podrás tener el dinero en tu cuenta. Y recuerda que puedes solicitar varios para agilizar el proceso, y aceptar el que más te convenga.


 

Gracias por tu calificación
1 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp