Ya sea que te hayas casado o que no lo hayas hecho, el momento en que vas a vivir con una pareja estable en la misma casa suele ser uno de los grandes cambios en la vida de casi todas las personas.

Muchos lo hacen una vez que se han casado, y otros prueban la convivencia antes del matrimonio.

Sea como sea, hay algunos consejos económicos que debes tener en cuenta si estás pensando en empezar a vivir con tu pareja.

El desafió de mudarte con tu pareja

Antes de dar el paso de decidir mudarte a vivir con tu pareja, debes reflexionar y tener en cuenta algunos factores que pueden ser determinantes en la convivencia, y que si no tomas en cuenta pueden hacer que la relación no funcione todo lo bien que debería.

Uno de los mayores factores para las separaciones suele ser el tema económico, y en Creditoagil.es no queremos que tu pareja sufra problemas por culpa de la economía.

Por ese motivo, hoy hemos decidido aportar algunos consejos que te pueden resultar útiles a la hora de empezar los primeros años de convivencia con tu pareja.

La economía familiar va a comenzar desde el momento en que decidan mudarse juntos, y esto es importante saberlo ya que puede ser motivo de disputas si no están de acuerdo en muchas cosas.

Saber que piensa tu pareja

Es de vital importancia saber qué piensa tu pareja sobre el dinero y cuál cree que es la mejor manera de llevar la economía familiar.

Muchas veces aprendemos ese tipo de cosas de nuestros padres, y si vuestros padres llevaron patrones de dinero diferentes, es normal que choquéis.

microcréditos GRATIS

El secreto está en encontrar un punto en que los dos estéis cómodos.

Alquilar un piso nuevo

Piso nuevo para ambos.

Cuando te mudas con tu pareja, muchas veces es fácil pensar que lo mejor es que uno de los dos se mude a la casa del otro.

Sin embargo, dependiendo de cómo sean ambos, es posible que el que llega nuevo a la casa que ya tenía el otro, se sienta como que está de huésped o invitado, y nunca sienta realmente que la casa también es suya.

Lo mejor por eso es que ambos dejen sus respectivas casas y se muden a una que sea “de los dos”.

No comprar piso

No compréis un piso conjunto aun.

En los primeros años de convivencia de una pareja, no resulta del todo buena idea comprar un piso conjunto ya que la inversión en un piso comprado es muy alta, y si algo fuese mal en la relación, sería muy difícil venderlo o podría ser motivo de discusiones quién se queda con esa casa.

Definir las finanzas

La economía familiar: es importante que defináis que tipo de finanzas familiares queréis llevar.

Por ejemplo: puede que queráis hacer como si el dinero fuese todo de los dos, venga de donde venga.

Quizás uno de los dos trabaje y el otro no, y el dinero que gana esa persona sea de los dos. A lo mejor cada uno trabaja en algo y quieren llevar cuentas separadas.

Cualquiera que sea la forma en que queráis llevar la economía familiar, es importante que se clarifique al principio.

Imagina que uno de los dos pretende que el dinero sea todo de los dos, y el otro quiere dividir los ingresos y que cada uno se pague lo suyo.

Si no hablan y se ponen de acuerdo, vendrán problemas muy grandes debido a la economía.

No dejar el trabajo

Si no te lo puedes permitir realmente, no dejes tu trabajo.

A veces cuando vamos a vivir con nuestra pareja, uno de los dos deja su trabajo porque piensan que con uno de los dos ingresos será suficiente.

Podría ser un error dejar el trabajo desde un principio ya que, si es cierto que el sueldo de uno solo es suficiente, podrán vivir con el sueldo de uno y ahorrar el sueldo del otro.

De esa forma, podrán crearse un colchón para imprevistos bastante interesante.

Y una vez que eso esté hecho, decidir si queréis alguno de los dos dejar el trabajo.

Sin deudas

No se callen las deudas.

Es posible que alguno de los dos miembros de la pareja tenga deudas del pasado por algún préstamo, tarjeta u otro tipo de deuda.

electricidad factura

Es importante que al empezar a vivir juntos y compartir una misma economía familiar, esto se hable para que la pareja sepa que hay una cierta cantidad de dinero con la que no se puede contar para los gastos comunes porque está destinada a cubrir las deudas.

Apoyarse en financiación externa

Si necesitas un empujón para terminar de dar el paso de irte a vivir con tu pareja, para amueblar la casa, o para satisfacer el gasto que sea, te recomendamos que acudas a nuestro comparador de créditos rápidos.

En él podrás encontrar los mejores créditos rápidos del mercado y conseguir el dinero que necesitas, para tenerlo en tu cuenta en cuestión de minutos.

También, si te resulta más cómodo, puedes descargar en tu móvil nuestra app gratuita para comparar y solicitar el dinero rápido que necesitas.

Podrás disfrutar del efectivo en menos de diez minutos.

 

Gracias por tu calificación
8 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp