¿QUÉ ES EL PHUBBING? + 6 APPS PARA CONTROLAR LA ADICCIÓN AL MÓVIL 


El fenómeno que todos habíamos sufrido o hecho sufrir de menospreciar a alguien por estar utilizando el teléfono móvil ya tiene nombre: “phubbing“.

¿Cuando comenzó el  phubbing?

Desde hace algunos años, concretamente desde que se lanzaron los famosos smartphones en el año 2007, todos hemos sufrido en algún momento que alguien nos ignore en una conversación por estar utilizando el teléfono. Ya sea en una cena, en una reunión de negocios o simplemente en una conversación normal en casa, todos hemos ignorado o sido ignorados por el uso de un Smartphone.¿Como afecta a nuestra sociedad el PHUBBING?

Esta práctica que se ha vuelto masiva en los últimos años, no tenía nombre hasta que, al volverse tan común, alguien decidió ponérselo. La palabra que se usa actualmente para describirlo es “phubbing” y se ha formado de la unión de las palabras phone” (teléfono en inglés) y “snubbing” (ignorar, menospreciar, despreciar…)  Se define como el acto de menospreciar a alguien que nos acompaña al prestar más atención al móvil u otros aparatos electrónicos que a su persona.

Se bautizó en Estados Unidos recientemente y ya son muchas las plataformas que están buscando la manera de que evitemos este hábito de tan mala educación pero en el que todos hemos caído alguna vez, desgraciadamente.

¿Te ha pasado que estás en un restaurante comiendo con tu familia y miras a tu alrededor y en la mayoría de las mesas que ves encuentras personas que en lugar de estar conversando con los otros comensales están hipnotizados con su Smartphone?

Los argumentos de las plataformas que tratan de evitar este hábito aluden al protocolo básico a la hora de sentarnos a una mesa. Si es un acto descortés comenzar a comer antes de que hayan servido el plato a todas las personas que nos acompañan, cuánto más no será ignorar a las personas que se encuentran con nosotros.

Los promotores de estas iniciativas “antiphubbing” han afirmado que el 90 por ciento de los jóvenes (sobre todo adolescentes) prefieren el contacto vía texto que cara a cara. Y que en los restaurantes se experimentan 36 casos de phubbing en cada cena. Lo peor de esto es que este hábito puede terminar reduciendo las relaciones sociales y cambiándolas por los mensajes virtuales.

EL TELÉFONO EN VIBRACIÓN NO EVITA LA DISTRACCIÓN

Es común que cuando nos encontramos en un lugar acompañados de más personas pongamos el teléfono en vibración para no sentir la tentación de utilizarlo y para no interrumpir la conversación con el sonido del teléfono.

Adicción al teléfono móvil Ignorar el teléfono que está vibrando hace que nuestra concentración se resienta casi tanto como si atendemos la llamada o contestamos el mensaje. Al menos a esa conclusión llegaron en el estudio “El coste de atención de recibir una notificación en el teléfono” de la universidad estatal de Florida, y que ha sido publicado en la revista Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance. Este estudio revela que el móvil es un ente tan poderoso para nosotros, que su mera presencia ya hace que nos pongamos nerviosos, ya no digamos si suena, vibra o se enciende una lucecita que nos avisa de una notificación.

El estudio

Se buscaron 150 voluntarios para completar un test de atención. Esto medía su capacidad de atención en un periodo prolongado de tiempo. En una pantalla iban viendo una serie de dígitos, que iban cambiando cada algunos segundos. Ellos tenían que tocar la pantalla cada vez que el número cambiase, excepto cuando apareciese el número 3.

Cada una de las personas que lo realizaron, pasaron el test dos veces. La primera vez eran interrumpidos por diferentes notificaciones de su móvil; la segunda también, pero con llamadas y mensajes de texto a los que contestaban.

Los investigadores se dieron cuenta de que los resultados del examen empeoraban en gran medida cada vez que el teléfono emitía una señal que se podía oír (ya fuese sonido o vibración). La irrupción de un zumbido distrae tanto como el ring sostenido de una llamada. Y tampoco tiene que ver si el sujeto ignora el móvil, su concentración cae en picado y los resultados del test empeoraban.

Conclusión

Las  notificaciones táctiles y auditivas que generan los teléfonos, a pesar de su corta duración, promueven pensamientos irrelevantes y dispersión mental, lo que daña cualquier tarea que demande concentración y atención prolongada” han explicado los autores en el resumen que hicieron sobre el estudio.

Los investigadores se dieron cuenta de que solamente una notificación del móvil ya tiene la capacidad para interrumpir una tarea, aunque el sujeto no estuviese interactuando con él o ni siquiera cerca. “La dispersión era comparable o casi idéntica a cuando los sujetos usaban el teléfono y respondían activamente a una llamada o mensaje”, han asegurado los investigadores.

La conclusión a la que han llegado los expertos tras este estudio es que concentrarnos en una sola actividad va a ser, y ya lo es, una utopía. “Estamos condenados a la multitarea y dado que los móviles cada vez tienen integrados más variadas tareas, va a ser muy difícil dejarlo de lado y concentrarnos del todo en una sola de ellas.

También han hablado de esa sensación de vivir con la “atención dividida”. “Un sentimiento que no es agradable y que hace que la gente revise el teléfono sistemáticamente, aun cuando sabe que no debe hacerlo”.


BONUS: 6 APPS PARA CONTROLAR LA ADICCIÓN AL MÓVIL

En España una de cada tres personas, o una de cada dos si se trata de menores de 26 años, consultan su móvil cada vez que tienen cinco minutos libres, según un informe que ha elaborado Telefónica Sociedad de la Información en España 2014.

¿Cómo controlar el uso del teléfono móvil?Por ese motivo, hasta los diseñadores de aplicaciones se han dado cuenta de que es excesivo el tiempo que pasamos mirando nuestros “teléfonos inteligentes”:

Tratando de evitar esto, han salido diferentes aplicaciones que nos ayudan a evitar esa adicción al teléfono tan presente en nuestras vidas actualmente. Vamos a ver algunas de estas aplicaciones, cómo funcionan y qué diferencias básicas tienes, para que si necesitas alguna sepas a cuál ir directamente.

Moment

Es una de las aplicaciones más completas en este campo del control de uso de nuestro Smartphone.

Esta app propone un seguimiento bastante exhaustivo del tiempo (medido en horas, minutos y segundos) que utilizamos en nuestro dispositivo. La app permite que establezcamos un límite por día y que programemos avisos que nos alerten de que el límite se está terminando. Además, es posible conectarla a los teléfonos de otros miembros del hogar. Solo está disponible para iPhone y iPad, sin costo.

Checky

Esta app es muy sencilla. Simplemente cuenta las veces que desbloqueamos el dispositivo durante el día. A las doce de la noche el contador se reinicia y el dato del día anterior pasa a los datos de uso estadístico. De esta forma puedes consultar tu evolución a lo largo de la semana e identificar patrones de conducta.

QualityTime

QualityTime no se limita a contar las veces que desbloqueas el dispositivo como Checky. Ofrece datos de uso desglosado por apps. Es decir, que podrás ver qué apps son las que más usas y cuánto tiempo pasas en cada una de ellas a lo largo del día. Además, genera estadísticas y gráficos del historial del uso.

Por otro lado, también ofrece herramientas para que empieces con tu “dieta digital”. Puedes programar descansos personalizados (sin notificaciones, sin llamadas, etc.), crear alertas de uso, excluir apps del registro, etc.

Esta app solo está disponible para Android de forma gratuita, y no se puede encontrar en los dispositivos iOS, al menos por el momento.

FaceUp

Promocionada bajo el eslogan de “la vida es eso que pasa mientras miras la pantalla de tu Smartphone”, FaceUp es lo más parecido a un grupo de “Moviladictos Anónimos”.

Recoge estadísticas sobre el uso del móvil para proponerle al usuario reducir su dependencia. Con un desglose por aplicación, FaceUp te da porcentajes del “nivel de adicción” que tienes a aplicaciones como WhatsApp, Facebook o Twitter. Su principal característica es que te da consejos personalizados para reducir estos números. Está disponible para los dos sistemas operativos, costando 1,99€ en iOS y 1,79€ en Android.

Forest

Esta aplicación transforma el desafío de dejar a un lado el teléfono en un juego. Funciona bajo una premisa sencilla: plantamos una semilla y la dejamos creciendo en el teléfono. Si no cerramos la app (para abrir otra), un árbol crecerá; mientras que si decidimos entrar por ejemplo en WhatsApp, el árbol morirá y habrá terminado el juego.

Aunque pueda parecer un poco ridículo, el reto de generar un bosque virtual propio se vuelve bastante atractivo, y nos ayuda a no entrar constantemente y por impulso en nuestras aplicaciones más usadas, cortando con el phubbing diario.

Está disponible en iOS por 0,99€ y en Android de manera gratuita.

Pomodoro

Los dispositivos móviles son la gran distracción en el momento en que tenemos que estudiar o concentrarnos en algún tipo de actividad que no requiere el uso del teléfono. Por eso se  ha creado Pomodoro, que propone una gestión limpia y ordenada de todas las actividades del día sin interrupciones.

Esta app establece un tiempo determinado en el que el usuario debe enfocarse en sus tareas, y cada una cantidad determinada de minutos, sonará una alarma que le permitirá al usuario revisar su teléfono. Una vez que el tiempo termine, sonará otra alarma para recordarte que debes dejarlo ya. La app es gratuita tanto en iOS como en Android.


Gracias por tu calificación
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
WhatsApp