Los superiores son a menudo la principal razón para que las personas quieran su trabajo o por el contrario lo quieran dejar.

¿Alguna vez has tenido la sensación de que todos los demás en el trabajo te odian? ¿Crees que todo el mundo odia a su superior?

Un jefe, es el cordón umbilical que conecta a los empleados con una organización, y si ese cable es malo, los empleados eventualmente se irán.

Si tienes a cargo un grupo de personas, atento a esté articulo hasta el final, ya que podrás saber si estas siendo un gran jefe con tu equipo de trabajo.

O por el contrario deberás trabajar en algunas cosas para serlo.

minicrédito sin nómina ni avales

¿Qué es un jefe?

Un jefe significa que está a cargo de un equipo o de toda la organización.

Un individuo que normalmente es el supervisor inmediato de cierto número de empleados y tiene ciertas capacidades y responsabilidades para tomar decisiones.

El término en sí no es un título formal, y se utiliza a veces para referirse a cualquier empleado de nivel superior en una empresa, incluyendo un supervisor, gerente, director o el CEO.

¿Qué es un líder?

Los líderes se ayudan a sí mismos y a los demás a hacer las cosas correctas.

Establecen una dirección, construyen una visión inspiradora y crean algo nuevo.

Un líder significa ser capaz de influir y aspirar a otros, de hacer lo mejor de ellos.

Sin embargo, mientras que los líderes establecen la dirección, también deben utilizar las habilidades de gestión para guiar a su gente al destino correcto, de una manera suave y eficiente.

Es una persona que lleva a otros, por el ejemplo, tiene una visión y se mantiene comprometido con sus metas.

Este es un requisito básico, para ser un líder, una persona debe tener un compromiso arraigado en la meta, que se esforzará por lograr, incluso si nadie lo sigue.

¿Quieres ser un buen jefe de equipo en el trabajo? Te contamos los mejores trucos y consejos para lograrlo. Haz click para twittear

¿Cómo ser un gran dirigente?

Un gran dirigente ve su posición como un líder y un entrenador, alguien que educa y anima a sus jugadores, que lidera su equipo con el ejemplo.

Si quieres ser un gran dirigente, deberías ser un buen líder.

El liderazgo es el arte de conseguir que alguien haga algo que tú quieres porque él quiere hacerlo. Dwight D. Eisenhower 

Querer ser mejor en algunos aspectos de la vida es muy positivo, ya que eso significa que quieres superar expectativas y por ende ser mejor.

Pero… ¿Qué pasa si te digo que ser un superior es un algo serio y no es tan fácil como se cree comúnmente?

Los siguientes consejos te ayudarán a mejorar tus habilidades de liderazgo, con el fin de que puedas convertirte en un gran dirigente para tu equipo de trabajo. Veamos cuáles son:

Préstamo de capital privado que acepta ASNEF

Características de un buen jefe de equipo

Como te he comentado anteriormente para ser un mejor dirigente, es necesario ser un líder.

A continuación, te mostrare algunas habilidades de liderazgo que te servirán para convertirte en un mejor dirigente con tu equipo de trabajo.

Si ya lo estás haciendo es una tarea que ya tienes ganada, de lo contrario empieza a trabajar en ella para ser mejor.

Comienza por aplicar la filosofía fish en tu trabajo y en tu vida para ser feliz. Cuando eres una persona feliz, tal felicidad se refleja en todo aquello que hagas en la vida en general.

Construye un vínculo de confianza

La parte más importante de ser un dirigente es el trabajo constante en la construcción de un vínculo de confianza en su equipo.

Hay varios beneficios de crear confianza:

  • Comunicación efectiva
  • Compromiso de los empleados
  • Mejor desempeño en el trabajo

Cómo construir confianza:

  • Asegúrate de que siempre eres honesto. Siempre di la verdad, incluso si la noticia es mala o es para tu desventaja. ¡Sé transparente!
  • Sé justo. Es fácil juzgar a la gente sobre la base de sus acciones, pero a veces vale la pena echar un vistazo a sus motivos.
  • No hagas comentarios y no compares la información personal de nadie. No digas cosas malas acerca de los empleados que están ausentes.
  • Demuestra que eres un jugador de equipo y que otros pueden confiar en ti. Dé un buen ejemplo, termine tu trabajo a tiempo y no pida a otros que hagan el trabajo que no te gusta.
  • Sé empático. Si sabes que tu empleado está teniendo dificultades, no tengas miedo de preguntarle si están bien o si necesita ayuda.

Da retroalimentación

Algunos dirigentes esperan hasta la revisión formal de desempeño para retransmitir comentarios negativos a sus empleados.

Cuando esto sucede, los empleados se quedan pensando… ¿Por qué mi superior no me lo dijo antes? Podría haber intentado cambiar o hacer las cosas de manera diferente.

Dar comentarios a los empleados a lo largo del camino, establece una relación entrenador-jugador.

Hay una sensación de conversación, de liderazgo y de cooperación.

Reconoce los esfuerzos

Los empleados necesitan sentirse apreciados.

La investigación muestra que los seres humanos prosperan en el reconocimiento y que generalmente nunca se cansan de recibirlo.

Nada funciona mejor como refuerzo positivo, y un gran jefe es muy consciente de esto.

Cuando mencionas las cosas que te gusta que tus empleados están haciendo. No es ninguna sorpresa que consigas más de esas cosas.

En realidad, es solo utilizar el sentido común.

Si alguien lleva un nuevo par de pantalones azules un día, y recibe un montón de elogios sobre ellos, esa persona sin duda va a usar los pantalones de nuevo.

De esta manera, el comportamiento humano no es ciertamente complicado.

Reconoce los esfuerzos para ser un buen Jefe

Deja a tus empleados saber que su papel es tan importante como el tuyo, elogiando sus contribuciones, distribuyendo la abundancia de la compañía razonablemente, y creando un ambiente de igualdad con cosas como compartir un cuarto de descanso.

Un gran dirigente requiere energía y predisposición a favorecer a los demás.

Tomate tu tiempo y piensa que puedes hacer por los demás.

Es inclusivo

Es esencial que los empleados se sientan iguales contribuyendo a los miembros del equipo.

Un excelente dirigente crea un ambiente basado en la integridad, la confianza, el respeto y que alienta la retroalimentación, la innovación y la creatividad.

Los empleados en tal ambiente florecen.

Conoce a los empleados

Un buen gerente se detiene y saluda a sus empleados. De esta forma le haces ver a tu personal que estás disponible.

No importa lo que estés haciendo, cuando los empleados hablen contigo, detente y presta toda tu atención

Un dirigente eficaz tiene un interés personal en la vida de sus empleados.

Un empleador que entiende la vida de sus empleados es más probable que sea comprensivo.

Los empleados que sienten que su superior se preocupa e interesa en quiénes son, estarán más comprometidos con su trabajo.

Encuentra los talentos únicos de cada persona

Un gran gerente observa a sus empleados para averiguar lo que hacen mejor.

Les habla sobre qué aspectos de su trabajo disfrutan más.

Un gerente aprovecha los instintos y habilidades que sus empleados tienen.

Esto crea un ambiente positivo, ya que es capaz de cosechar las recompensas de la satisfacción de los empleados, y los empleados crecen cada vez más inspirados y confiados en su trabajo, en habilidades y talentos.

Además, se sienten apreciados, ya que cuentan con alguien que tiene sus mejores intereses en mente.

Los grandes líderes encuentran formas de conectarse con su gente y ayudarla a alcanzar todo su potencial. Steven J. Stowell 

Un jefe efectivo hace una inversión personal en el éxito de sus empleados.

Él se toma el tiempo para sentarse y discutir sus metas con ellos y el hace lo que puede, para ayudarles a alcanzar tales ambiciones.

Trabaja sin temor

Un jefe eficaz alienta a sus empleados a no tener miedo de cometer errores en el camino.

La mentalidad que un gran jefe propone es aquella que fomenta el aprendizaje, no una que infunde miedo de cometer un error.

Se trata de la oportunidad, probar algo nuevo y diferente, y empujar los límites personales.

El miedo sólo inhibe el crecimiento. En cambio, un gran líder usa los errores como herramientas.

Es abierto y veraz

Un dirigente eficaz es directo, pero sensible. Se da cuenta de que la comunicación es esencial.

Si el ve que el rendimiento está bajando, no va a esperar mucho tiempo para hablar de ello.

Él nunca se esquiva de la verdad, ni se aferra a la información de la empresa que podría ayudar a sus empleados.

No se siente amenazado por el conocimiento de sus empleados. Más bien, los anima.

Fija objetivos

Un líder de trabajo debe fijar objetivos que sean realistas y que a la vez sean exigentes.

Las metas deben ser un reto que alcanzar, algo “difícil” de conseguir hasta cierto punto, porque si no, no habrá esfuerzo.

Sin embargo, un buen líder sabe que los objetivos no deben ser imposibles, ya que, si pones al equipo metas imposibles de conseguir, igualmente no habrá esfuerzo por la desmotivación de saber desde un principio que no se conseguirá.

¿Por qué es importante tener buena relación en el trabajo?

Para muchas personas, el empleo es el lugar en el que ocupan una gran parte de su día, esto se traduce en una gran cantidad de horas en su semana y mucho tiempo de su vida, que tienen que compartir con otras personas que ellos no han elegido.

Este hecho puede acarrear algunos problemas, como la competitividad insana, la envidia, los comentarios a las espaldas, etc.

Pueden hacer que tus relaciones en el trabajo se vean debilitadas.

Debilitar las relaciones en el trabajo no solamente hará que muchos compañeros se sientan incómodos cuando están a tu lado o viceversa.

También puede traducirse en un rendimiento bajo en el trabajo por gastar demasiadas energías en ese “mal rollo” con los compañeros.

Por todo esto es importante mantener una buena relación con tus compañeros de trabajo y tus empleados

¿Cómo puedo mejorar la relación con mis empleados y compañeros de trabajo?

Como ya has visto la importancia de llevarte bien con las personas que trabajas para tener un buen ambiente laboral y para ser más productivo.

Las claves para llevarte mejor con las personas de tu entorno en el trabajo son las siguientes:

  • Sé amable y sonríe: Es algo tan sencillo como esto, una sonrisa puede abrir muchas puertas y puede ayudarte a llevarte bien con otras personas
  • Escúchales: Escucha a tus compañeros o empleados para conocerlos y comprendedlos, al fin y al cabo, a todas las personas les gusta ser escuchados
  • Felicita sus éxitos: Alégrate por los éxitos de los demás, reconócelos y felicitaros
  • Promueve actividades extra laborales: Queda de vez en cuando con tu equipo de trabajo o tus compañeros, celebra los éxitos obtenidos, tal vez un cumpleaños, etc. Esto te ayuda a mejorar el ambiente de trabajo
  • Ofrece tu ayuda: Quizás puedas ofrecer tu ayuda a alguien que lo necesite, esto crea un vínculo de confianza
  • Pide ayuda: No puedes saberlo todo, tal vez precises la ayuda de otra persona, eso sí se prudente
  • Ten sentido del humor: en la mayoría de los casos tener sentido del humor y de vez en cuando hacer algo que haga reír a los compañeros hace que el ambiente sea más distendido y se lleve mejor el día.

Si aplicas esto en tu rutina de trabajo, seguro conseguirás un mejor ambiente laboral entre tus empleados y compañeros de trabajo y por ende mejorar la productividad de cada uno.

Errores típicos que cometen los malos jefes

Aprender a ser un buen líder es importante.

¿Qué estás haciendo mal? Considera estos malos hábitos que te están haciendo un jefe terrible.

Y si te identificas con alguno de ellos, quítalo de en medio para que no entorpezca tu relación laboral con tu equipo de trabajo.

Errores típicos que cometen los malos jefes

Demasiado orgullo en tu papel como jefe

Estar en una posición poderosa a menudo es un gran sentimiento, pero dejar que se te vaya a la cabeza, puede rápidamente convertir a la gente en tu contra y dificultar la posibilidad de ser un buen superior.

Si te pavoneas alrededor de la oficina como si fueras el rey y esperas que tus empleados “te hagan reverencia y besen tu anillo”.

Lo más probable es que vayan a escupir en tu café.

Sólo porque tienes una posición más alta que los demás, no significa que eres mejor que ellos.

No compartes tu visión

Puedes tener la hoja de ruta perfecta trazada en tu mente, acerca de cómo el proyecto final se supone que se debe ver.

Pero los empleados no pueden leer tu mente y saber que quieres, si deseas ser un buen jefe tienes que comunicarte.

Si no les dices lo que esperas, ¿cómo saben qué entregar?

En lugar de simplemente decir, “cumplid con el trabajo”, asegúrate de que tus empleados sepan exactamente cómo llegar desde el punto A al punto B.

Empieza por compartir cómo visualizas el producto final.

Aplique esta práctica a cualquier cosa, desde proyectos para clientes hasta ejercicios de construcción de equipos a largo plazo.

No te comunicas bien

Sabes muy bien que no puedes leer la mente de un empleado. Entonces, ¿Por qué esperas que los miembros de tu equipo lean el tuyo?

Es frustrante para todos cuando hay poca comunicación.

Cuando les llamas la atención a los empleados por no comunicarse bien, pero resulta que tú también eres culpable, el entorno de trabajo se vuelve rápidamente negativo y estresante.

Para comenzar a comunicar mejor, tenga en cuenta estos consejos:

  • Reserva tiempo para comunicarte. Pase al menos 15 minutos por día en una conversación informal con los empleados para crear un ambiente cómodo.
  • Considera tener una reunión semanal individual con individuos o grupos para discutir las preocupaciones dentro del equipo.
  • Asegúrate de que la gente entienda tu mensaje.
  • Antes de comenzar a hablar con los miembros de tu equipo, evalúe tus propias habilidades y prepárate para entregar el mensaje completo.
  • Deje la palabra abierta para preguntas en caso de que hayas sido poco claro.
  • Reconocer el buen trabajo. Si los únicos mensajes que envía son negativos, los empleados comenzarán a rodar los ojos e ignorándolo.
  • Crea un ambiente en el que se escucha al compartir mensajes positivos, como alabar personalmente a los empleados.
  • Escucha a tus empleados. Comunicar bien no es sólo compartir tu mensaje. Asegúrate de que escuchas lo que otros miembros del equipo tienen que decir, tomando en serio la entrada y tomar medidas si es necesario.
Descubre porque la comunicación es tan importante para triunfar como líder de tu equipo de trabajo. Haz click para twittear

Promueves a la gente antes de que estén listos

Mientras que ofreces promociones e incentivos, es una gran manera de crear un ambiente positivo, puede dañar a tu equipo, si promueve a la gente antes de que estén listos.

Esto puede conducir a los empleados tensionados que no pueden realizar su trabajo adecuadamente, dejando a cada uno con una actitud pobre.

Antes de dar promociones o incentivos, pruebe las habilidades de tus empleados.

Puedes arreglar para que un empleado te cubra, así podrás ver cómo es capaz él o ella de asumir un papel más grande.

Déjelos tomar algunas decisiones de la gerencia para ver cómo lo manejan.

Si un empleado no puede manejar estas pequeñas tareas, ciertamente no están listos para asumir una promoción a tiempo completo.

Piensas que lo sabes todo

Actuar como un sabelotodo sólo va a molestar a tus empleados.

Si crees que sabes todo acerca de todo, van a tener miedo de compartir sus ideas por temor a que las rechaces.

En su lugar, permita que sus empleados expresen sus opiniones y asegúrate de abordar la situación con una mente abierta.

Nunca se sabe lo que puedes aprender de los demás, simplemente aceptando que tienen conocimiento de que no hacen.

De hecho para ser un buen líder es importante que siempre te estés capacitandote, estudiar nuevas técnicas y pautas de comportamiento. Hacer nuevos estudios es importante. 

Se que para estudiar es importante tener dinero, pero si el problema es el dinero, solicita financiación a traves de nuestra plataforma.

No das libertad a tus empleados

Algunos jefes establecen reglas tan estrictas que los empleados sienten que están en el ejército.

Deja de actuar tanto como un sargento de perforación, y empezar a tratar a tus empleados como los adultos que son.

Los estudios demuestran que los empleados a quienes se les da más libertad son más felices, más sanos y más productivos que aquellos con un estricto conjunto de reglas.

Promueves la competencia

Un poco de competencia puede ser una buena idea para motivar a los empleados, pero cuando estás constantemente enfrentando a grupos entre sí, la competencia puede ser feroz.

Esto crea efectivamente un ambiente negativo lleno de drama.

En lugar de promover la competencia contra otros empleados, motivar a tu equipo alabando el trabajo basado en el individuo, no cómo él o ella se compara con todos los demás.

Te quedas con todo el mérito de las cosas hechas

¿Alguna vez has sido elogiado por un proyecto de un cliente?… y sólo has dicho algo así como… “Gracias, señor. ¿He trabajado muy duro en ello”?

No hacer mención de tu equipo de trabajo es algo que no te ayudará a ser un buen dirigente.

Dar los méritos a quien se los merezca es muy importante.

Si estás tomando reconocimiento por todas tus tareas delegadas, la gente no querrá quedarse en tu equipo.

Dar reconocimiento a las personas que se lo merecen, sobre todo a los miembros de tu equipo dependiendo de quién realmente hizo el trabajo.

Solicitar una tarjeta de credito en internet Wizink

Y, para terminar

Ser un buen jefe es un trabajo duro. Si evitas estos malos hábitos y aprendes a ser una persona más positiva, podrás convertirte en un buen dirigente.

Es cierto que algunos dirigentes tienen un talento natural para el liderazgo, y motivar e inspirar a otros, pero también es verdad que esta habilidad se puede aprender.

Dicho esto, mucho de lo que se necesitas para ser un líder eficaz es el comportamiento aprendido.

Muchas personas tienen rasgos innatos que podrían convertirlos en grandes superiores; Es una cuestión de desarrollar esas capacidades.

La grandeza se puede mantener asistiendo a clases de gestión y seminarios, leyendo libros, y haciendo un montón de autoevaluación.

Si te gustó este artículo, por favor compártelo con más personas en las redes sociales.

¡Ah! Si quieres comentar tu experiencia como un buen jefe o conoces otra técnica para serlo, háznoslo saber mediante los comentarios.

Tanto a mis lectores como a mí nos encantaría conocerla.

Foto: https://es.123rf.com/profile_michaeljung

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
44 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Email