Es muy frecuente el solicitar préstamos personales en pareja, ya que puede ser más fácil que te concedan el dinero que precisas si son dos los contrayentes del mismo.

Incluso, lo más seguro es que puedas conseguir unas mejores condiciones de financiación y además los gastos se reparten entre dos.

Por lo que es muy común que, si tienes una pareja estable, se te ocurra solicitar el préstamo a nombre de los dos.

Lamentablemente, solo durante el último trimestre del año pasado, se produjeron casi 100.000 divorcios en España, según el Consejo General del Poder Judicial

Ante el supuesto de un divorcio, muchos se preguntan ¿Qué sucede con el préstamo que tienen en conjunto?

En este artículo vamos a ver varias maneras en las que puedes manejar el asunto de los préstamos compartidos en una separación.

Si estás en esta situación te ayudará mucho, y si no estás en esta desagradable situación, cosa que es genial, quizás te sirva para tenerlo en cuenta para algún amigo o familiar.

Solicitar un préstamo personal

“Si me divorcio”

Pasar por un divorcio es un proceso doloroso en el frente personal.

Y se vuelve aún más complicado para una pareja si han tomado un préstamo en común.

Por lo tanto, es mejor tener en cuenta las posibles consecuencias financieras en caso de un divorcio.

Por lo que es importante llegar a un acuerdo con la otra persona, para que ninguno de los dos salga perjudicado en sus respectivas finanzas personales.

Conoce en este artículo los errores que te pueden salir caros a la hora de divorciarte, evitarlos puede hacer que superar esta situación sea más fácil.

Veamos que puedes hacer cuando decides separarte de tu pareja y tenéis deudas en común…

¿Qué hacer con las deudas conjuntas cuando te divorcias? Te lo contamos todo para solucionarlo lo antes posible. Haz click para twittear

¿Qué podemos hacer para repartir los préstamos personales solicitados en común?

Debes tener presente que cuando solicitas un préstamo personal con dos titulares, ambos son responsables de hacer frente al pago del mismo.

Además, una separación o un divorcio no afecta en ninguna manera a la responsabilidad que ambos han adquirido con la entidad bancaria.

Así que si te divorcias continúas teniendo las mismas responsabilidades.

Sin embargo, te presentare varias opciones a las que puedes acudir para resolver este tema, y son las siguientes:

Compartir los pagos

En el caso de que la ruptura haya sido amistosa y ambas partes hayan acabado bien, esta opción es la más sencilla y también la que más confianza requiere entre ambos.

Seria dejando una cuenta bancaria conjunta abierta donde se domicilie el pago del préstamo y donde cada parte hace el ingreso correspondiente a la mitad del importe a pagar en cada mensualidad.

El aspecto negativo de esta opción es que alguna de las partes decida no seguir pagando, o que contrate otros productos o servicios a través de esa cuenta y acabe dejando al otro titular con más deudas que al principio. 

Por eso, no está demás recalcar que esta opción solo puede ser factible cuando confías plenamente en tu ex pareja y sabes que no hará lo anteriormente expresado.

Credito de dinero a plazos

Negociar que hacer con lo que se debe

Esta opción suele venir aclarada en el acuerdo de divorcio, en el cual se verá cuál de los dos titulares será quien se tenga que hacer cargo de la devolución del préstamo.

Por lo general, quien deberá hacerse cargo será la persona que vaya a disfrutar del bien que se haya financiado a través del préstamo.

La parte no muy positiva que tiene la opción de negociar es que al igual que ocurre con la opción de compartir la deuda, ante la entidad financiera siguen existiendo dos titulares.

Por lo tanto, si la persona a la que se le encargó pagarlo, no lo hace, se verá afectado también el que no tenía que pagarlo, y esto puede generar muchos problemas.

Si esto ocurre, no pagar el préstamo es la peor solución.

La mejor solución sería que la persona que no tenía que pagar el préstamo, lo haga igualmente, ya que, aunque no le correspondiese a él, los inconvenientes de dejar en impago un servicio financiero caerán sobre él igualmente.

Pero claro está, una vez pagada la cuota, la persona afectada deberá acudir a las vías judiciales para reclamar la o las cuotas que haya pagado a su ex pareja.

Cancelar el préstamo

Cancelar el préstamo di me divorcio ¿Cómo hacerlo?

Esta es una de las opciones más fáciles y más deseadas, ya que de esta manera se acaba radicalmente con el problema y no tendrás ninguna deuda en conjunto con tu ex pareja.

Esto se consigue con una amortización anticipada del préstamo personal.

Si fuese necesario se puede vender el bien que han financiado para poder hacer frente a la amortización del préstamo.

La parte negativa de esta opción es que no siempre se cubre la amortización anticipada con la venta del bien financiado.

O incluso que lo que se haya financiado no sea algo material que se pueda vender (un viaje, una reforma, etc.)

Otro aspecto que puede pasar es que tu ex pareja no quiera vender el bien para hacer frente a la amortización, quizás el siguiente punto te puede ayudar en esta situación.

Cambiar la titularidad de la deuda

Esta opción suele ser la opción más segura, ya que se cambia el titular del contrato del préstamo personal para ponerle a nombre de uno de los dos cónyuges nada más.

De esta manera la parte que se quede con el bien financiado será la que se haga cargo del pago del mismo, quedando la otra parte libre de deudas en conjunto con la ex pareja.

El lado negativo de esta opción es que, por norma general, este trámite además de realizar bastantes papeleos conlleva gastos extras.

Además, la parte que se quede como titular único del préstamo personal tenga suficiente solvencia para hacer frente al pago de la financiación del bien en cuestión.

También cabe la posibilidad que el prestamista no vea con buenos ojos que el préstamo solo quede a cargo de una sola persona.

Esto dependerá del importe que se deba y de los ingresos que tenga la persona que quiera quedarse con la deuda.

Obtener un nuevo préstamo

El enfoque más simple es pagar el préstamo bajo los dos nombres y reemplazarlo con un préstamo a nombre de una persona.

Por lo general esto requiere de una refinanciación de los préstamos existentes.

Por ejemplo: obtener un préstamo o hipoteca para pagar el préstamo anterior.

Lo que conlleva a la persona responsable obtener la aprobación por su cuenta, pudiendo ser el caso de que los ingresos no sean suficientes y el crédito sea denegado.

Pero en caso de ser aprobado está es tu mejor opción.

Liquidar activos

Otra opción que te queda es vender todo lo que tengan de valor y de repartir el dinero que tengan en la cuenta bancaria conjunta.

Esta opción es una de las más difícil sobre todo si existen hijos, ya que puede ser perjudicial para ellos.

Sin embargo, puede ser una salida limpia. Una pérdida hoy puede ayudarte a evitar dolores de cabeza en el futuro y librarte de cargas financieras.

O tal vez es el precio que se debe pagar para poder seguir adelante con una nueva vida.

¿Cómo saber cuando tienes que divorciarte? Hacerlo de común acuerdo es la mejor opción para las dos partes. Haz click para twittear

¡No des nada por hecho!

Aunque todas las opciones que te he presentado son válidas, la situación económica y personal de cada caso de divorcio es diferente.

Lo más importante que debes hacer durante un divorcio es administrar tus deudas de manera proactiva y no solo asumir que están siendo pagadas.

En caso de que optes por seguir teniendo la deuda bajo tu nombre, pero que tu ex pareja la pague.

Debes vigilar las cosas siempre que tu nombre este en la deuda, ya que los préstamos pueden durar por muchos años después de tu divorcio.

Asegúrate de tener una forma de realizar un seguimiento de los préstamos después de la separación.

Puedes hacerlo teniendo acceso en línea a las cuentas, asegúrate de que los prestamistas tengan tu correo electrónico, para que te avisen si se dejan de realizar los pagos.

La solicitud de crédito es 100% online. Incluyendo la firma del contrato que se hace de forma electrónica, por lo que no es necesario imprimir ningún documento.


Y, para terminar…

En este artículo has podido ver las diferentes opciones que tienes a la hora de tener que afrontar un divorcio con un préstamo en común.

Sin embargo, es una situación más que puede surgir, por lo que es importante estar preparados y actuar con inteligencia para que tus finanzas personales no se vean también afectadas.

Una buena opción si estás pensando en solicitar un crédito.

Es el Crédito Proyecto de Cofidis, ya que este te permite cambiar el plazo y la cuota mensual en cualquier momento, ajustándose totalmente a tus necesidades, sin tener que pagar un coste adicional por ello.

Es decir, con este crédito podrás adaptar lo que pagues a tu situación económica, y con el servicio comodín, podrás avisar antes, aplazar el pago de una cuota para solucionar cualquier imprevisto.

Un divorcio es algo que todos tememos, pero que si sucede debemos solucionarlo de la mejor manera, si estas en esta situación te animamos a que pidas ayuda para divorciarse con calidad. 

Así mismo si te surge alguna pregunta, confió en que me a hagas llegar mediante los comentarios o correo electrónico, con gusto te ayudaré en lo que pueda.

Y si crees que este artículo puede ayudar a las personas que están pasando por esta lamentable situación, te animo a que me ayudes a difundir en las redes sociales este post.

Foto: https://es.123rf.com/profile_prykhodov

Gracias por tu calificación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
23 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Email