TIRAR EL DINERO A LA BASURA

Home / Blog / TIRAR EL DINERO A LA BASURA
TIRAR EL DINERO A LA BASURA

FORMAS DE TIRAR EL DINERO A LA BASURA


El dinero nos ofrece la posibilidad de tener una vida que sea más, o menos, estable, tranquilidad, disfrute,… Dependiendo de a qué nos dediquemos puede que incluso nos haya costado mucho ganarlo. Todos tenemos en mente lo que significa “malgastar dinero” pero a veces no sabemos identificar cuándo lo hacemos. Muchas veces, sin saberlo, estamos haciendo un agujero en nuestro bolsillo cada vez más y más grande. Llegamos a final de mes y miramos hacia atrás y no sabemos en qué se nos ha ido el dinero. Este problema se basa simplemente en no tener cultura financiera y no saber en qué debemos gastar el dinero y en qué no.

En este artículo no vamos a hablar de cultura ni inteligencia financiera, pero sí que vamos a decirte algunas situaciones en que las personas derrochamos el dinero y poco a poco, día a día, euro a euro, esquilamos una cuenta bancaria.

Gastos en vicios y en malos hábitos

Esta es sin duda una de las formas más tontas y más utilizadas de perder el dinero día tras día. Y es una forma absurda porque realmente, ¿qué beneficio te aporta gastarte 3 euros al día en algo como por ejemplo fumar, que además perjudica tu salud? Suena a un tópico saludable, pero si en lugar de perder esos 3 euros en dinero y salud, los metiésemos por ejemplo en una hucha, en poco tiempo podríamos tener el dinero suficiente para “malgastarlo” en otro vicio menos perjudicial como una tarde de masajes, spa…

No vamos a entrar a hablar de otras malas costumbres como pueden ser los juegos de azar, en el que se nos puede ir una gran cantidad de dinero que además puede llegar a poner el peligro nuestra estabilidad económica.

Meriendas y cafés fuera de casa

¿Qué dices? ¿Cómo va a ser tirar el dinero tomarme un café fuera de casa? Ninguno. Siempre y cuando no sea en exceso. Es un gasto tonto que a diario es fácilmente suprimible. Nos gastamos 2 euros de un café por la mañana, otros dos por la tarde, luego una meriendita, después al día siguiente otro café, otra meriendita, un dulcecomo debemos gastar nuestro dinero
para no perder azúcar… Suma y sigue.

No nos vayamos a confundir: una cosa es un capricho ocasional en que podemos gastar sin que ello suponga un remordimiento, y otras son las rutinas “tontas”. Salir a tomar algo con amigos una noche y cenar, o tomarnos esa misma merienda sin que se repita día tras día no es un acto censurable. El problema llega cuando se convierte en una rutina, que abre un agujero en tu bolsillo del que se van cayendo cada día 2, 4, 6 euros.

Despilfarro en tecnología de altas prestaciones

Si eres por ejemplo un aficionado o profesional de la fotografía y vas a saber sacarle partido a las muchas prestaciones que ofrece tu cámara fotográfica de 1.000€ que te acabas de comprar, no estamos hablando de ti.

Sin embargo, si la cámara por la que pagaste 1.000€ va a ser utilizada sin saber aprovechar sus prestaciones, y todo lo que vas a hacer es utilizar el modo automático y darle al botón, quizás deberías ahorrarte esos 1.000€ y comprarte una cámara que esté más adaptada a las prestaciones que vas a saber utilizar.

Hacer la compra por partes

De este gasto casi nadie se libra y es uno de los que menos tenemos en cuenta. Quien se compra una cámara de altas prestaciones sin tener ni idea de fotografía, en el fondo sabe que está despilfarrando su dinero. Pero el que a la vuelta del trabajo va a un supermercado a buscar un complemento para la cena, al día siguiente acude a una tenemos que saber comprar para ahorrartienda a por un paquete de zumo, y toma por costumbre comprar cada día lo que le falta por partes, inconscientemente está teniendo unos gastos totalmente suprimibles.

Comprar zumo, pan o cualquier otra cosa que necesitemos no es malgastar, pero no hacerlo de una vez en un supermercado donde tengamos controlados los precios, supone que cada vez que necesitemos una cosa la adquiramos al precio que sea. Normalmente los ultramarinos, las tiendas de barrio y este tipo de establecimientos tienen unos precios más altos que los supermercados. Y ya no hablemos si donde compras regularmente cada día lo que te falta es en uno de los típicos “24 horas”.

Derrochar en comprar status

¿Es status se puede comprar? Por supuesto que sí. Es una de las mayores formas de malgastar el dinero que existen. Se trata de adquirir una prestación por el triple o el cuádruple de su precio simplemente porque es de marca o de diseño.

Malgastar dinero cuando eres famoso

La farándula entre las que se encuentran las estrellas de cine, de música y televisión es muy dada a realizar extravagantes gatos innecesarios, como por ejemplo comprarse dentaduras postizas de diamantes o sandalias forradas de oro, una mansión para la mascota,… auténticas excentricidades que dejan de serlo cuando te das cuenta de que te hacen perder el valor del dinero.

Resumiendo, existen gastos y gastos. Hay caprichos que son necesarios en ocasiones, y otros que son totalmente innecesarios sea cual sea la situación. Lo que siempre debemos tener es educación financiera desde el momento en que de pequeños comenzamos a conocer el valor del dinero. Darle esa educación financiera a tus hijos es lo que hará que en un futuro sepan evitar por ejemplo los temidos números rojos.


 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: