UNA CARENCIA

Home / Blog / UNA CARENCIA

CARENCIA

¿CÓMO SOLICITAR UNA CARENCIA?

  Cuando tenemos contratado un préstamo de una cantidad más o menos grande, tenemos la posibilidad de solicitar una carencia a la entidad financiera porque en ese momento tenemos un problema de efectivo y no podemos hacer frente a las cuotas.

Los periodos de carencia pueden ser un periodo en el que no se pagan intereses, o también un periodo en que no se amortiza el capital del préstamo, es decir, sólo pagamos intereses o no pagamos nada.

UNA CARENCIA

Estos periodos de carencia suelen pactarse al principio del préstamo, por ejemplo en el caso de las hipotecas, pero también es posible negociar con el banco más adelante si necesitamos un periodo de carencia.

Sin embargo, en el caso por ejemplo de una hipoteca, si queremos negociar una carencia debemos tener en cuenta que esta operación no es gratuita, por eso deberemos tener en cuenta algunos aspectos:

¿En qué debemos fijarnos para solicitar una carencia?

Las carencias que se pueden negociar con un banco suelen ser de dos tipos, veamos cuáles son estos dos:

  1. Carencia de intereses: no se pagan intereses, solo amortizamos el capital.
  2. Carencia de capital: solamente pagamos los intereses, de forma que la amortización del préstamo se deja para más adelante.

En una opción muy excepcional, existe también una carencia total, en la que no pagamos ni intereses ni amortizamos el préstamo. Sin embargo, no es la más común dado que tiene que ser una situación muy especial para que el banco acceda a dejarnos no pagar ni intereses ni amortización de la deuda que tengamos con ellos.

De los dos tipos de carencia, la que más se utiliza es la carencia de capital. Durante el tiempo que dure esta carencia, el cliente solamente paga los intereses del préstamo y no devuelve ni un céntimo del dinero que debe realmente.

5 PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACER AL PEDIR UN PRÉSTAMO PERSONAL


Peligros de una carencia

Hay que tener cuidado con estos periodos de carencia, porque pueden parecer muy “atractivos” si no conocemos los inconvenientes que tienen. Por ejemplo, en el caso de la carencia de capital, estaremos entre 1 mes y 5 años (dependiendo del tiempo que nos concedan  o que necesitemos) pagándole al banco intereses y más intereses, sin devolver ni un solo euro de nuestra deuda. Es decir, estaremos pagando el precio sin quitarnos de encima nada de la deuda. Cuando termine el periodo de carencia, estaremos debiendo exactamente lo mismo que debíamos cuando empezamos, y habremos pagado un montón de intereses.

Además, si solicitamos una carencia, sea del tipo que sea, estaremos haciendo que nuestro préstamo sea más caro, porque estaremos aplazando las cuotas y los intereses se siguen devengando haciendo que el préstamo sea más caro.

¿Que pasa cuando la carencia termina?

Una vez que el plazo de carencia termina, el banco calcula de nuevo las cuotas del préstamo teniendo en cuenta la deuda que todavía queda pendiente y el tiempo restante, por lo que si tenemos la carencia durante mucho tiempo, podemos vernos con unas cuotas más altas una vez que volvamos a realizar los pagos de forma “normal”.

CARENCIA |  Además, debemos tener presente también que solicitar un periodo de carencia conlleva unos gastos ya que los cambios en el contrato del préstamo conllevan comisiones por novación. Esta comisión dependiendo de la entidad bancaria puede ser de entre el 0,5 y el 1% del capital que nos quede pendiente por amortizar. Ejemplo: si nos queda por pagar 100.000€, esta comisión será de entre 500€ y 1.000€.

Cómo negociar la carencia con el banco

Si tenemos una situación económica en la que están en peligro las cuotas del préstamo que hemos contraído, lo mejor es que vayamos a la oficina en caso de que se trate de un banco, y hablemos para explicar nuestra situación, de esa forma es posible que consigamos una carencia.

Es posible que el banco solamente acepte la carencia si hemos estado unos años pagando el préstamo de forma correcta, y que si hace solo unos meses que UNA CARENCIAhemos solicitado la hipoteca o el préstamo, no nos resulte tan sencillo que el banco acepte ofrecernos una carencia de cualquier tipo. También es posible que sí que nos lo acepte pero a cambio de subir los intereses del préstamo, contratar productos vinculados, etc.

CARENCIA |  Ahí debemos plantearnos si nos conviene pagar más por los años que nos queden de préstamos o si es mejor hacer un esfuerzo y apretarnos el cinturón en otros aspectos pero mantener el precio de la hipoteca o préstamo como se encuentra.

La carencia último recurso

En cualquiera de los casos, solicitar una carencia debe ser el último recurso, ya que como hemos dicho en todo el artículo, conlleva unos costes y además hace que paguemos de más a fin de cuentas. Lo mejor es llevar un presupuesto de nuestros gastos, y tratar de reducir gastos en otros aspectos, pero seguir pagando el préstamo conforme lo hemos ido haciendo. De otra forma, se encarecerá muchísimo. Esto debemos tenerlo en cuenta a la hora de solicitar un préstamo que sea eficaz para nuestra situación personal.


Elige bien tu préstamo

Te animamos a que si necesitas liquidez porque no dispones de efectivo, eches un vistazo a nuestro comparador de préstamos rápidos, donde podrás encontrar los préstamos rápidos más competitivos del mercado y solicitarlo directamente, para tener dinero en tu cuenta en unos minutos y poder hacer frente a tu imprevisto.

CARENCIA | Si no lo has hecho aún, puedes descargar nuestra app gratuita para poder comparar desde donde quieras y hacer tu solicitud sin esperas. Además, recibirás las mejores ofertas en préstamos rápidos si descargas hoy nuestra app.Descargar la Nueva APP para comparar servicios de préstamo urgentes


[Total:3    Promedio:3.3/5]

Deja tu comentario

Prestamo ASNEF sin avales y sin intereses

Hasta 800€ gratis en tu primer crédito!

Solicita ahora hasta 800€ al 0% de interes sin comisiones. Acepta ASNEF y RAI, sin necesidad de presentar aval.

Gracias, en breve te enviamos un correo para confirmar tu cuenta.

A %d blogueros les gusta esto: